València tendrá dos nuevas comisiones pero se dan de baja dos

El pleno de la Junta Central Fallera también da de baja una comisión de Benicalap, Alfara del Patriarca, que tenía 40 años de existencia

Las dos comisiones tienen un año para intentar evitar su disolución

Las pérdidas se compensan con la autorización de dos comisiones en Turianova y en la nueva urbanización junto a Nazaret

La Nova de Campanar se da de baja después de los problemas del pasado ejercicio, donde denunciaron al artista

La Nova de Campanar se da de baja después de los problemas del pasado ejercicio, donde denunciaron al artista / Miguel Angel Montesinos

Moisés Domínguez

Moisés Domínguez

La ciudad de València mantendrá el número de 384 comisiones de falla, su máximo histórico, después que, en el pleno de la Junta Central Fallera se aprobara la constitución de dos nuevas comisiones pero, a la vez, y en una situación inédita, se dieran de baja otras dos. 

Conforme la trama urbana sigue creciendo, van naciendo nuevas comisiones. Así ocurrirá en 2025 después que el pleno de la Junta Central Fallera aprobada la constitución de dos más, y que ahora precisan del refrendo de la asamblea de presidentes. 

Las comisiones aprobadas son las de Suiza-Alquería del Favero y Gonzalo Tejero Langarita-Vicente Chuliá, ubicadas en la zona de La Punta junto a Nazaret y en Turianova. Ambas estarán adscritas a Poblats al Sud aunque, mapa en la mano, la de Turianova pertenece a Malilla dentro del mapa del PGOU. 

No se supera el máximo histórico

Estas dos comisiones habrían elevado el máximo histórico de comisiones hasta la ingente cantidad de 386. Sin embargo, inmediatamente después se comunicó la baja, para el ejercicio 2025, de dos comisiones, una pérdida absolutamente inusual, no por «caerse» una comisión, sino por hacerlo dos en un mismo año. 

Se trata de las de Alfara del Patriarca-Periodista Gil Sumbiela y Rafael Alberti-Serra Calderona. La primera es una comisión ya veterana, fundada en 1986, que en los últimos años se había precarizado con menos de medio centenar de falleros. 

Una demarcación "maldita"

La otra es La Nova de Campanar, que vuelve a ser una demarcación que no consigue arrancar. Es la comisión que adoptó la demarcación de Nou Campanar unos años después de que el proyecto de Juan Armiñana quedara, finalmente, disuelto en el año 2016. Para darle autorización pasaron un par de ejercicios, puesto que los informes de incidencias la echaron atrás por no cumplir la totalidad de los requisitos. Finalmente, cuando consiguió su autorización por primera vez, en 2021, no prosperó y en enero de 2022 quedó, finalmente abortado el intento por desavenencias entre los fundadores.

Al año siguiente, el que había sido concejal del ayuntamiento Vicente Montañez promovió un segundo intento que no tuvo problema para autorizarse. Sin embargo, la delegación de Incidencias ha procedido a darla de baja al no cumplirse los plazos para reorganizarse. 

Tienen un año de venia

Precisamente, ambas disponen de este ejercicio para reflotar. Si el año que viene no han conseguido volver a presentar censos, quedarán definitivamente disueltas y se solicitará la entrega de su patrimonio (estandartes, libros de cuentas y similar) a la Junta Central Fallera, a la espera de que otro grupo humano quiera reorganizarla en el futuro. Esas demarcaciones, de tal forma, quedarán libres.

El artista, sancionado un año

La Nova de Campanar no había pasado desapercibida, especialmente este año, puesto que los días previos a la semana de Fallas organizó una paella solidaria para las víctimas del incendio de Campanar -cuya finca pertenece a su demarcación- y ya en plenas fiestas denunció a su artista por incumplimiento de contrato. Francisco Javier Martínez Albiñana ha sido sancionado, por este motivo, con un año de inhabilitación. Este año ha intentado mantenerse con vida, había seguido desarrollando su actividad, participando en diferentes festejos e incluso tiene agendada la verbena de San Juan para el día 15.

40 años interrumpidos en Benicalap

Por lo que respecta a la comisión de Alfara del Patriarca-Periodista Gil Sumbiela, se trata de la desaparición (a día de hoy, momentanea) de una comisión veterana, algo que no suele suceder. Las comisiones que se abortan suelen ser, de acuerdo con las tendencias en la historia moderna de la fiesta, comisiones recientes, que no son capaces de superar la adolescencia. Los últimos ejemplos habría que buscarlos en Explorador Andrés-Jalance o Juan de Garay-Doctor Marañón.

En el caso de esta comisión de Benicalap, eran ya 40 años de existencia. En los últimos años, además, se había caracterizado por integrarse en el modelo de fallas Experimentales. Este último ejercicio, sin embargo, ya no estaba en la federación de I+E. Su mejor año fue 2011, cuando consiguió un tercer premio de falla grande y un primero de infantil de la mano de Emilio Miralles.

El PAI de Moreras también tendrá falla en 2025

El PAI de Moreras también tendrá falla en 2025 / Fernando Bustamante

Barrios nuevos, fallas nuevas

Las comisiones autorizadas, por su parte, surgen en barrios nuevos. O, lo que es lo mismo, en los espacios que quedan disponibles. En cuanto la ciudad coloniza nuevos espacios, surgen grupos vecinales -no necesariamente residentes en sus calles- que piden marcar allí su territorio. Sea con falleros nuevos o como en la gran parte de las veces, una escisión de otras, ahora afrontarán las dificultades propias de arraigar en barrios residenciales más despersonalizados, donde la vida de calle es más complicada y donde no menos difícil es conseguir plantas bajas para casales a un precio asequible. 

La falla Suiza-Alquería del Favero está en la urbanización que hay entre Nazaret y el Camí de les Moreres (en el llamado Pai de les Moreres). Callejero en la mano forma parte de La Punta y no ha tenido problema en su autorización porque no hay fallas en muchos cientos de metros a la redonda. Las más cercana, Mayor-Moraira, está a setecientos metros de distancia.

Turianova se suma al censo fallero

Turianova se suma al censo fallero / M. Domínguez

La falla Gonzalo Tejero Langarita, en Turianova, no podía tener más problema que equivocarse a la hora de señalizar la ubicación del monumento: que invadiera vados o vías de circulación rápida. Por lo demás, lo tenía fácil porque es una parcela de urbanizacion completamente aislada de cualquier otro barrio (separada incluso por un puente). La ubicación e la falla es en las parcelas donde ya se han levantado las primeras torres.

Una candidata más en la preselección de Poblats al Sud

La constitución de estas dos nuevas comisiones permitirá al sector Poblats al Sud disponer de una preseleccionada más -pasará de dos a tres- a partir del próximo año, cuando las candidatas cumplan con el requisito de estar dos años censadas en la comisión por la que se presenta (antes es imposible porque la comisión "no existe")

Barrios nuevos, fallas nuevas

Gran parte de las nuevas comisiones que se han autorizado en los últimos años pertenecen a barrios nuevos: tres cuartas partes de todas las creadas durante el Siglo XXI. Tres acabaron por disolverse (Nou Campanar, Nova de Campanar -aunque ésta, como queda dicho, provisionalmente- y Ciudad Ros Casares), pero otras han alcanzado unas cifras de censo espectaculares, como son las de Manuel Meliá i Fuster-Carlos Cortina (en el Nou Benicalap), la Nova d’Orriols, surgida cuando se urbanizaron los alrededores del estadio del Levante UD o Av.Francia-Alfredo Torán y Olmos (junto al Parotet). 

La cifra máxima de comisiones que había tenido la ciudad (y los pueblos asociados, que ya no pueden crecer más so pena de tener que separarse y convertirse en Junta Local), databa de 2013 y 2014 y eran 384. La crisis económica se llevó a Nou Campanar y Ciudad Ros Casares y tras la pandemia se disolvió Sirena-Delfines-comisión que ya tenía la continuidad muy amenazada-. Sin embargo, esta cifra se recuperó en 2022, tras autorizarse, en el mes de octubre, tres comoisiones: Nova de Campanar, Dr. García Brustenga-Vicente Barrera Cambra e Ingeniero Manuel Soto-Avenida de Francia. Una cifra que se mantiene al incorporarse dos, pero perderse dos.

Margen de crecimiento

¿Se puede llegar a 400? No es un imposible. La ciudad tiene todavía margen de crecimiento y ahora mismo todavía hay parcelas de nueva construcción susceptibles de ser ocupadas. Todo el crecimiento del Bulevar Sur a ambos lados del mismo, y zonas de Benicalap y Campanar podrían albergar comisiones. Por no hablar de los pueblos del Norte, donde no hay en Borbotó, Poble Nou o Benifaraig; o en el futuro Pai del Grao. En el interior de los cinturones de ronda es más complicado, puesto que ahí sí que está consolidado el mapa de comisiones y quedan muy escasas zonas que no formen parte territorial de las actuales comisiones.

El proceso, en cualquier caso, sigue siendo completamente de dispersión y no de concentración. La próxima semana se celebrará un acto conmemorativo del 25 aniversario de la fusión de ds comisiones (Linterna-Na Robella) y es el único caso que se ha dado.