06 de octubre de 2010
06.10.2010

Patraix inicia las fiestas con la ruta del tapeo, proyección de cortos, disfraces, cenas y baile

La A VV dedica los actos al colectivo extremeño y recupera tradiciones como la «mascletà» manual

02.10.2010 | 07:30

Si algún vecino de Valencia buscar un programa de actos que reuna tradiciones valencianas, gastronomía y eventos culturales e históricos, que sepa que el barrio de Patraix está inmerso en sus fiestas populares.
Los actos arrancaron ayer con cerca de 200 personas cenando en la plaza que da nombre al barrio. Este año, las fiestas están dedicadas a la comunidad extremeña (la segunda más numerosa de la zona, tras la andaluza) y tienen por objeto «recuperar tradiciones valencianas, como ´les dansaes´, la mascletà disparada a mano o la ´traca correguda´».
Este fin de semana el programa es variado. Destaca la proyección de los cortometrajes que realiza cada año la asociación de vecinos —y que muestran, con los vecinos convertidos en actores, las deficiencias del barrio (como la necesidad de un centro cívico y social, la falta de plazas escolares o las deficiencias en el alcantarillado)—, el concurso de disfraces, las noches «a la fresca» (con cena, música y baile), y les «Dansaes en la tardor a Patraix». Además, la asociación de vecinos ha organizado la cuarta ruta del tapeo. Los tiquets se presentan en bonos de seis unidades por el precio de 10 euros.
Sin embargo, el grueso de las fiestas será el fin de semana del 8, 9 y 10 de octubre, con el pregón, la entrega de los Premios Patraix, fuegos artificiales, la feria artesanal, el festival de rock Festipatraix, actividades para niños, talleres...
La cultura también está presente en las fiestas de Patraix. La asociación de vecinos quiere rendir homenaje tanto al centenario del nacimiento del poeta Miguel Hernández como a un momento histórico que vivió el barrio cuando en 1910 la reina Victoria Eugenia aprovechó su visita a Valencia para entregar las llaves del barrio Ramón de Castro. De hecho, la calle Ramón de Castro es el único reducto de los cuatro barrios —el de Algirós, la calle Lliria, General Pando y el propio Ramón de Castro— que hace un siglo se crearon en Valencia para los obreros de la ciudad. Por ello, Patraix le rinde homenaje a su calle más antigua con una exposición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine