La Universitat de València, una universidad con más de 520 años de historia, ha dado últimamente grandes pasos en pos de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, tanto dentro de la institución como de cara a los diferentes ámbitos de la sociedad en los que tiene enorme influencia. 

Como muestra significativa, su Unidad de Igualdad fue creada en 2007, momento en el que pocas universidades de España contaban con esta herramienta encargada de “hacer efectivo el derecho a la igualdad de trato y de oportunidad entre mujeres y hombres”. La UV se convirtió, así, en una de las primeras universidades de España en disponer de esta herramienta.

Desde la creación de esta, además, se han venido sucediendo diversos cambios en su política interna con esta misma orientación pionera. Desde el I Plan de Igualdad en 2010 y el II Plan de Igualdad en 2013, la institución ha ido consolidando ideas, valores y procesos.

III Plan de Igualdad de la Universitat de València

Finalmente, la UV ha logrado establecer en su III Plan de Igualdad elementos clave como: la conciliación corresponsable como llave para la remoción de barreras y el cierre de brechas en la carrera académica e investigadora; los Espacios Violeta como estrategia de afrontamiento de la violencia machista; la lucha contra los sesgos de género en el proceso de elección de la carrera universitaria; la incorporación de la perspectiva de género en la docencia e investigación universitarias; la visibilización de las mujeres como sujeto y objeto de la ciencia; la gobernanza paritaria para la construcción de una universidad más igualitaria; y, entre otras muchas acciones, la difusión de la cultura de la igualdad bajo un principio de responsabilidad ética orientada a la consecución de una sociedad más igualitaria. 

A fecha de hoy, la Universitat de València se encuentra, por lo tanto, en ejecución de su III Plan de Igualdad. “Es el más participativo, avanzado y moderno hasta la fecha”, según afirman desde la institución. 

El plan supone la consolidación de un dilatado camino de concreción y mejora de las herramientas disponibles y atiende, también, a las recientes evoluciones de la preocupación social por la desigualdad estructural entre mujeres y hombres.

Aprobado en 2019, este plan cuenta con una vigencia de cuatro años y evoluciona “para hacer más visible el objetivo de conseguir la igualdad”. Estructurado en 64 acciones distribuidas en 4 líneas de actuación, es “la versión mejorada” del primer (2010 – 2012) y el segundo plan (2013-2017). 

La UV fue una de las primeras universidades de España en disponer de una Unidad de Igualdad. ED

Una universidad libre de violencia machista

Fruto de un diagnóstico previo “de carácter participativo y colectivo” en sí mismo innovador por la forma, ha sido definido como el resultado de “habernos propuesto abordar diversos retos, entre los que cabe destacar el de diseñar y aprobar un modelo integral de conciliación y corresponsabilidad aplicable a los tres colectivos que componen nuestra institución -PAS, PDI y estudiantado- en conjunción y contando con estos tres colectivos implicados; y también el de conseguir una universidad libre de violencia machista que sea referente de relaciones respetuosas entre hombres y mujeres”.

La Universitat de València partía de una situación en la que:

  1. Tras más de cinco siglos de historia, no había contado nunca con una mujer rectora y, actualmente, la tiene por primera vez.
  2. Nunca había tenido un vicerrectorado de Igualdad, Diversidad y Sostenibilidad como forma de transversalizar estos valores en la gobernanza y misión docente e investigadora de la universidad.
  3. Contaba con unos órganos de dirección y representación colegiados con un claro desequilibrio entre mujeres y hombres, que actualmente se encuentran en un rápido proceso de reequilibrio.
  4. Observaba cómo la dirección de las facultades y escuela técnica superior era ostentada principalmente por hombres, mientras que hoy en día la paridad está cada vez más cerca, llegando a ser mayoría en cuanto a vicedecanatos y subdirecciones se refiere.
  5. Y, de esta misma manera, se ha producido un progresivo pero incesante equilibrio del peso específico de hombres y mujeres, tanto en las direcciones de departamento, como en las direcciones de servicio y hasta en el Consejo Social de nuestra Universitat, que actualmente es presidido por una mujer por primera vez en su historia. 

Compromiso con la igualdad efectiva

En definitiva, la Universitat de València puede decir, resultado de todos estos esfuerzos a día de hoy inconclusos, que “su compromiso con el desarrollo y el progreso de nuestra sociedad, continúa rompiendo techos de cristal”. No en vano, en el conjunto de cargos universitarios directivos, el 53 % lo ocupan mujeres frente a un 47 % de hombres. 

La Universitat de València ha realizado una decidida apuesta por docentes formados en perspectiva de género. ED

Desde la Universitat destacan, así mismo, el compromiso de la institución con la transversalización de la perspectiva de género en la docencia y en la investigación. Una decidida apuesta por docentes formados en perspectiva de género, pero también por la introducción de esta óptica en la investigación, el fomento de los grupos de investigación especializados en género y la visibilización de las mujeres investigadoras.

Y, en especial referencia a su estudiantado, han apostado fuertemente por el fomento de la excelencia de los trabajos de investigación en género, así como por la posibilidad de acceder a actividades que otorgan competencias transversales en igualdad entre mujeres y hombres en las cinco ramas del saber, a 2 posgrados específicos en género, a hasta 11 grados con asignaturas específicas en género y a un total de 18 asignaturas en materia de igualdad