La demolición de todas las instalaciones de la Fe vieja se realizarán en una misma fase y no en varias como estaba previsto inicialmente. Así lo ha anunciado Ximo Puig en la visita de esta mañana al recinto sanitario. El objetivo, según el president de la Generalitat, es que que una vez finalicen los trabajos de derribo pueda iniciarse la construcción íntegra de todos los edificios que conforman el complejo. La Escuela de Enfermería será la única que seguirá en pie ya que sigue dando servicio como Hospital de emergencia y para atención Covid.

Las obras está previsto que den comienzo en la primavera de 2023. El plazo de ejecución es de doce meses. A partir de ese momento se procederá a la construcción de las infraestructuras pendientes que darán cobertura a la población de los barrios de Campanar, Tendetes y El Calvari, así como a toda el área metropolitana de València.

En el transcurso del acto, en el que también ha participado el conseller de Sanidad Universal y Salud Pública, Miguel Mínguez, Puig ha señalado que el Consell ha publicado la licitación conjunta del proyecto y de las obras de demolición del antiguo Hospital La Fe de Campanar por valor de 17,1 millones de euros, que permitirá iniciar la construcción del resto de edificios que conforman del nuevo complejo sanitario.  Además de mejorar la calidad de la atención sanitaria, Ximo Puig ha asegurado que las nuevas instalaciones contribuirán a reducir las listas de espera y a descongestionar el hospital La Fe, lo que también posibilitará “una concepción más humana de la sanidad”.

8

Así será el centro de especialidades de la antigua Fe en Campanar E.D.

Centro de Salud de Campanar II y Centro de Especialidades

Las obras de construcción del Centro de Salud Campanar II y del Centro de Especialidades, que se están llevando a cabo actualmente, cuentan con un presupuesto de 25,7 millones. En concreto, está previsto que el centro de salud concluya en abril de 2023 y el centro de especialidades a finales de año.

El nuevo centro de salud de Campanar cuenta con una superficie construida de 5.602,18m2 y mejorará los servicios asistenciales dirigidos a más de 25.000 habitantes del departamento Valencia-La Fe. En concreto, dispondrá de un punto de atención continuada, 6 consultas de urgencias y sala de rayos X, 34 consultas de medicina de familia y 6 consultas pediátricas, además de una unidad de odontología preventiva, sala de extracciones, tratamientos y curas. 

Ofrecerá cirugía menor ambulatoria, un área de rehabilitación y de detección precoz de cáncer de mama, entre otros servicios

Además, ofrecerá cirugía menor ambulatoria y dispondrá de un área maternal, un área de rehabilitación, área de salud sexual y reproductiva, área de salud mental y un área de detección precoz de cáncer de mama. Por otra parte, el nuevo centro de especialidades, actualmente en construcción y que cuenta con una superficie de 9.957,5m2, ofrecerá atención especializada a 250.000 habitantes. Se trata de un centro de alta resolución que permitirá reducir los desplazamientos al nuevo hospital La Fe de Malilla y atender con la mayor celeridad a los pacientes.

El centro dispondrá de área de cirugía mayor ambulatoria con 4 quirófanos, 55 consultas de 19 especialidades, con 11 salas de exploraciones funcionales y gabinete de endoscopias, Asimismo, contará con área de diagnóstico, área de extracciones y laboratorio, así como un área administrativa y de dirección del centro.

Nuevos centros de atención

Además, el Complejo Sanitario Ernest Lluch contará con otros centros de atención como un hospital de crónicos y larga estancia, un centro de rehabilitación integral ambulatorio, un centro de estudios en salud y género, una escuela de salud y una casa del paciente. Al mismo tiempo, dispondrá de instalaciones destinadas a la atención a la salud mental, en concreto cuatro hospitales de día para la atención de trastornos mentales y un centro de encuentro para pacientes de salud mental. 

Por otra parte, en el exterior del complejo se va a construir un parque urbano que conectará el espacio entre todas las áreas y un aparcamiento subterráneo con capacidad para unas 400 plazas. Además, cabe destacar que antes del inicio del proceso de demolición se llevarán a cabo tareas de protección de los edificios que siguen en funcionamiento para evitar molestias de ruido, vibraciones, proyección de partículas y contaminación ambiental por partículas.