"Me he quedado de piedra". Es la expresión repetida en la red social del Gremio de Artistas Falleros tras conocerse el fallecimiento de Fernando Urios. Pero el ahora llorado, lloradísimo, artista fallero de lo que era un fanático era del cartón. Y lo decía muy claro porque su marca artística era "Afurval. Falles de Cartró". Un verdadero superviviente de la fórmula tradicional, dispuesta para firmar fallas de tamaño medio o bajo -nunca aspiró a las grandes secciones-, que acompañaba con un intangible que no tiene precio: la amabilidad y la empatía.

Por eso se han quedado de piedra, o sin palabras, o rotos, todos aquellos que, durante la mañana del domingo, se han enterado de que, sin avisar, a los aún 64 años, el corazón le ha fallado a Fernando Urios Agües. No ha querido el destino ni siquiera permitirse disfrutar más años de la jubilación que acababa de estrenar. Esa misma por la que, el próximo 1 de mayo, iba a recibir (y acabará recibiendo a título póstumo) la insignia de plata del colectivo gremial.

Fernando Urios fue fiel toda su vida al cartón

Fernando Urios fue fiel toda su vida al cartón Gremio Artistas Falleros

Fernando Urios era artista a tiempo parcial, porque lo había compaginado con el trabajo en el Colegio Salesianos. Y aunque recibió el Ninot d'Or en el año 2014, su vocación de jefe de taller fue tardía: no la estrenó hasta el año 2000 y gran parte de sus primeros años los hizo en compañía de Alfredo Demets -fallas y muchas carrozas-. En esa sociedad tuvo su única experiencia en las alturas: una participación en Primera A para la comisión de Ceramista Ros. El resto de su trayectoria fue siempre en categorías pequeñas y en junta locales, en las que se manejabs con tranquilidd. Nunca fue un cazador de premios, pero en lo que siempre se coincidía era en reconocer que siempre se trabajaba a gusto con él.

Prueba de ello, por ejemplo, es el homenaje popular que recibió por parte de la falla Puebla de Valverde-II República con motivo de dicha jubilación, al ser, además una de las últimas fallas que plantó ese año. Una falla que tuvo hasta su peripecia, al tener que ser salvada de la tromba de agua introduciéndola en el casal. Las Fallas de Septiembre también le obligaron a coprotagonizar un hecho curioso: llevar tres veces seguidas un mismo ninot a la Exposición. Con su jubilación, sus fallas fueron redirigidas por Vicente Zacarés. Otras fallas, como la de Bonrepós, también le homenajearon.

Recibió varios homenaje con motivo de su jubilación, como éste de la falla Puebla de Valverde Falla P. Valverde

Como curiosidad histórica, fue el autor de las dos fallas de la efímera comisión de la Ciudad Ros Casares, con la que, precisamente, consiguió el mejor premio de su trayectoria, segundo, en el año 2014.

Y por su relación con el mundo académico, era habitual verle impartir talleres de elaboración de trabajo artístico de arte efímero. Fuera a falleros o a estudiantes autóctonos o extranjeros.

Su mayor orgullo: su hija, María, en la corte de 2018. M. Domínguez

Pero si de algo se sentía especialmente orgulloso, era de la historia del año 2018. Con toda la familia en la comisión Maestro Bellver-Mariano Ribera, su única hija María había sido fallera mayor el año anterior y después pasó a ser una de las componentes de la corte de honor de ese año, la de Rocío Gil como fallera mayor. Un año en el que empatizó con todo el mundo y que se remató, también con motivo de la jubilación, con un homenaje de toda la familia 2018, incluyendo la entrega a cada miembro de la entonces directiva de la JCF del ninot de una escena presentada en la Exposición en la que aparecían todos ellos -sátira fallera: "Cosint la Festa": todos haciendo de sastres vistiendo de fallera al secretario Ramón Estellés, con estampados de todos los problemas con los que éste tenía que lidiar-.

Fernando Urios era, por todo ello, una de esas personas con las que siempre se tenía que estar a gusto. Por eso el dolor por su fallecimiento no es sólo por haber perdido, antes de tiempo, un artista fallero, sino, sobre todo, una buena persona.

Urios, con Javier Tejero, Pere Fuset, Josep García Bosch, Ramón Estellés y Daniel Buj y sus ninots Archivo Fernando Urios

La familia ha informado que las visitas en el Tanatorio Muncipal empezarán el lunes 26 a las cuatro de la tarde y la misa será allí mismo a las 13.15 horas del martes.