Un candidato impugna la lista del PSOE de Sollana al no haberse votado

Ferran Sebastià y un grupo de veinte militantes recriminan al partido la falta de democracia interna

Ferran Sebastià y Mari Carmen Felip.

Ferran Sebastià y Mari Carmen Felip. / Levante-EMV

Rubén Sebastián

Rubén Sebastián

A poco más de un mes para las elecciones municipales, las crisis en los partidos políticos de la comarca todavía emergen. La última se ha originado en el seno del PSPV de Sollana, donde la elección de Mari Carmen Felip como candidata a la alcaldía ha generado malestar entre la militancia, a la que no se le ha posibilitado la opción de votar entre las dos personas que optaban a liderar la lista socialista. El otro aspirante, Ferran Sebastià, concejal en el ayuntamiento y presidente del PSPV de la Ribera Baixa, ha anunciado a Levante-EMV su intención de impugnar la candidatura. 

El viernes, la comisión provincial de listas electorales del partido designó a Felip como la persona que encabezará el proyecto del PSOE en las elecciones del 28 de mayo en base a su afiliación más antigua. Sin embargo, ha sido un movimiento que ha disgustado a una buena parte de la militancia, que ya expresó su descontento a través de una recogida de más de veinte firmas y avales. 

En el documento, dirigido a diversas comisiones del partido, se alerta del «incumplimiento» de los estatutos y el reglamento de la propia formación al impedirles «su derecho a elegir la candidatura que debe presentar el partido en las próximas elecciones locales». Según ha explicado Sebastià, «la agrupación local no ha convocado jamás la asamblea que debería haber votado entre los dos candidatos presentados». «De hecho», añade, «el día que el comité federal estableció como límite para realizar la convocatoria, el 28 de febrero, presentó su dimisión el secretario general. Se han incumplido todos los plazos y, pese a las múltiples quejas presentadas, no se ha hecho nada al respecto. Ni si quiera se llegó a constituir la gestora como toca».

Limpiar el partido desde dentro

Tras un fin de semana de debate interno, Sebastià y la militancia que se siente agraviada impugnarán la lista de Felip. « En un primer momento, el impulso era el de abandonar el partido. Pero hemos pensado que no somos nosotros los que deben dejarlo. Desde dentro, intentaremos limpiarlo y devolverle la democracia interna que siempre le ha caracterizado. Aquí las discrepancias se han resuelto siempre votando. Esta vez, ni eso nos han dejado», ha lamentado. Asimismo, ha manifestado su deseo de cerrar este episodio con una más que presumible futura asamblea que decida la secretaría general. Un proceso que, con todo, no llegará hasta pasadas las elecciones municipales.

El PSPV ha perdido votos con cada elección. Más de doscientos se perdieron por el camino entre 2015 y 2019. Los poco más de 700 apoyos cosechados hace cuatro años quedan muy lejos de los más de 1.200 obtenidos en 2007. Y Sebastià vaticina una «catástrofe electoral» en mayo y carga con dureza contra la dirección de los socialistas. «Se ha denunciado de forma reiterada y no se ha hecho nada porque la dirección provincial no quiere a Ferran Sebastià como candidato. Bielsa y Gisbert han faltado al respeto de Sollana y de los militantes porque no han cumplido sus obligaciones. Puede que se me considere un enemigo porque yo apoyé a Mercedes Caballero, pero siempre he sido leal al partido. Pero aquello de ‘un militante, un voto’ no se ha cumplido. Un partido que se enorgullece de ser demócrata no puede consentir esto», ha concluido.

Suscríbete para seguir leyendo