La Guardia Civil y los Mossos d'Esquadra han desarticulado, en una operación conjunta con 39 detenidos, una organización criminal que presuntamente estafó casi un millón de euros a más de 700 víctimas, a las que robaban o fotografiaban el DNI para luego pedir créditos por internet para comprar móviles de alta gama y otros productos de lujo.