Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comercio

Ikea anuncia que abre en festivo y exige a Alfafar que le notifique de manera oficial la prohibición

La multinacional asegura que el gobierno local le dijo que habría libertad de horarios y el alcalde habla de «rabieta» de la empresa

Ikea anuncia que abre en festivo y exige a Alfafar que le notifique de manera oficial la prohibición

Ikea anuncia que abre en festivo y exige a Alfafar que le notifique de manera oficial la prohibición

El anuncio hecho esta semana por el alcalde de Alfafar, Juan Ramón Adsuara, sobre la renuncia municipal a permitir la apertura en domingos ha desatado una auténtica tormenta. Mientras el mandatario confirmó ayer que por ahora no habrá libertad de horarios comerciales, Ikea le exigió «una respuesta oficial» porque «hace semanas nos comunicó, también de manera oficial, que sí podríamos abrir; y hemos invertido muchos recursos en prepararnos para ese momento», señalaron fuentes autorizadas de la empresa.

De hecho, la multinacional tiene instalada desde hace días la cartelería en la que informa de sus horarios dominicales, algo que, a juicio de Adsuara, demuestra «la falta de previsión» de la firma. «Si Ikea ha hecho esos carteles sin contar con el Consell, es problema suyo; nosotros no podemos hacer nada», declaró ayer el alcalde.

El gigante escandinavo, por su parte, se escuda en «la notificación» que hace semanas le hizo el equipo de gobierno de Alfafar acerca de una futura liberalización horaria. «Nos comunicaron que habían solicitado a la Generalitat poner en marcha la apertura estacional en atención al interés general de los consumidores», detallaron desde la multinacional. «Y ahora agregaron, nos enteramos por Levante-EMV de que el alcalde ha retirado la petición por criterios de empleo y conciliación, cuando siempre le hemos garantizado que, si abríamos los domingos, contrataríamos a más gente». De hecho, «hay 40 personas preseleccionadas, algunas de Alfafar, para entrar en la plantilla dominical».

El alcalde, no obstante, insistió en que «jamás se hizo ninguna notificación oficial, sino que únicamente se les informó del decreto en el que se anunciaba que había pedido al Consell la libertad de horarios comerciales para el último semestre del año». La Generalitat no ha llegado a pronunciarse sobre esta solicitud en ningún momento, puesto que el equipo de gobierno de Alfafar la retiró antes de que llegase a resolverse.

Además, Adsuara subrayó ayer que «Ikea sabe desde hace días que no podrá abrir los domingos y festivos porque en la última reunión de coordinación celebrada el miércoles así se les dijo a sus representantes». Sobre los 40 potenciales contratos que se perderán si no se aprueba la libertad horaria, el mandatario afirmó que ni va a entrar ni «está dispuesto a caer en esa forma de presión».

Así las cosas, mientras la multinacional, que asevera que «respetará siempre la reglamentación local», insiste en «recibir una comunicación oficial» sobre la prohibición de abrir en festivos, el alcalde de Alfafar achaca la postura de la empresa a «una rabieta porque quería abrir los domingos».

Compartir el artículo

stats