Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Audiencia confirma que no pedirá los correos de Blesa obtenidos «ilícitamente»

El auto subraya que los mensajes electrónicos del expresidente de Caja Madrid fueron declarados nulos

La Audiencia Nacional ha confirmado la decisión de Fernando Andreu de no pedir al Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid los correos de Miguel Blesa incautados por el juez Elpidio Silva, si bien precisa que podrá analizar la conveniencia de unirlos a la causa sobre preferentes si se reclama «por otras vías». En un auto, la sección tercera de la sala de lo penal subraya que los correos electrónicos del expresidente de Caja Madrid fueron declarados nulos por la Audiencia Provincial de Madrid, cuando dejó sin efecto en verano de 2013 la resolución por la que Silva ordenó incautarlos.

Por ello, los magistrados recalcan que «no se trata ahora de hacer una nueva valoración de su pertinencia, necesariedad o proporcionalidad», sino de la forma en que una de las acusaciones de la causa en la que Andreu investiga a la antigua cúpula de Caja Madrid por la planificación de las preferentes requirió la solicitada prueba.

Dicha acusación, un particular representado por el despacho de abogados Jausas, solicitó que pidiera al Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid estos documentos, pero Andreu lo rechazó porque fueron obtenidos «ilícitamente», tal y como declaró la Audiencia madrileña al anular toda la causa en la que Silva investigaba a Blesa por la concesión de un crédito de 26,6 millones a Marsans. Según el juez, era «palmaria la inviabilidad de establecer» una «desconexión de antijuricidad» de esta prueba, ya que cualquier dato que se conociese a través de los correos electrónicos «obtenidos ilícitamente generaría la nulidad subsiguiente de todo aquello que dicha información genere». La Audiencia comparte ahora ese criterio y estima que no debe pedírselos al Juzgado de Silva porque «jurídicamente es como si no existieran», pero subraya que «nada hay obviamente decidido sobre el fondo».

Compartir el artículo

stats