Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las monjas de Godella vuelven a rechazar el plan de pagos al existir «una total indefinición»

La Congregación del Sagrado Corazón alega ante la juez que es una reiteración del anterior porque sólo fija el pago de 450.000 ? en 2014

La Congregación del Sagrado Corazón de Jesús ha vuelto a rechazar el último plan económico-financiero presentado por el Ayuntamiento de Godella para cumplir la sentencia del Tribunal Supremo que condena al consistorio al pago de más de 16 millones de euros (incluidos los intereses de demora) por la expropiación del bosque del Parque de la Devesa del colegio y que instaron las religiosas según el Plan General vigente.

El gobierno tripartito de PSPV, EU y Bloc-Compromís dio cuenta en el pleno del pasado jueves del escrito remitido por la Congregación a la jueza, en el que se asegura que no pueden aceptar la propuesta, que consistía en un pago anual de 200.000 euros, a los que se añadirían los superávits de cada ejercicio. En el primer pago se añadían 250.000 euros con lo que se abonaban 450.000 euros.

Pero las religiosas aseguran, según las alegaciones a las que ha tenido acceso este periódico, que la única novedad respecto al anterior plan financiero son esos 450.000 euros de 2014, «sin que se haga constar cómo se va a atender el pago fraccionado en los restantes ejercicios. Y todo ello sin tener en consideración los intereses, que se devenguen por el nuevo retraso en el pago».

Por eso la Congregación propietaria del colegio en Godella añade que la actual propuesta es «reiterativa» de la anterior que ya fue rechazada, además de advertir de que existe «una total indefinición en las restantes propuestas que hacen imposible que esta parte pueda tomarlas en consideración».

Asimismo el escrito de rechazo enviado a la sala de lo contencioso-administrativo del TSJ añade que la propuesta municipal «olvida que estamos ante la ejecución de una sentencia que condena a la Administración al pago de una cantidad líquida y como tal debe procederse».

Así, la jueza deberá decidir ahora si emplaza al ayuntamiento a elaborar un nuevo plan financiero o si toma otra medida. El consistorio también ofrecía solares y hasta una vivienda, además de esos 200.000 euros anuales, más los superávits de cada ejercicio. Desde el gobierno se insiste en que no se puede abonar más de esa cantidad fija para que no se resientan los servicios públicos y porque el Gobierno no deja acudir al endeudamiento.

Compartir el artículo

stats