Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La paternidad vista como arte

La fotógrafa Pili Ro inaugura una muestra que reflexiona sobre la maternidad y el significado de traer una vida al mundo

La paternidad vista como arte

La paternidad vista como arte celia soriano

Una mujer embarazada se sujeta el vientre. Siente el peso de una gran responsabilidad que ya siempre estará dentro de ella. Está alegre, pero también tiene dudas y miedo a lo desconocido. En ese momento, se pone de puntillas y se da cuenta de que, a pesar de los cambios que vienen por delante, guarda el equilibrio para afrontarlos y sigue siendo capaz de elevarse junto con el nuevo ser de su interior. Esta es la historia universal que cuenta «Bienvenida vida», la exposición fotográfica del grupo ConOtroEnfoque que estará en el restaurante Vivaldi de Paiporta hasta el 20 de diciembre.

Con obras como la de la embarazada de puntillas, la fotógrafa Pili Ro —responsable principal de la exposición dentro del equipo ConOtroEnfoque— quiere demostrar que la fotografía social, la que retrata los momentos íntimos de la vida de las personas, también puede ser arte: «En las exposiciones hay muchas fotos paisajísticas o abstractas, pero el tema del embarazo y el recién nacido está muy olvidado, no se suele tener en consideración».

Por ello la fotógrafa decidió aventurarse con esta muestra que trata el tema del embarazo, la lactancia, la maternidad y la paternidad con obras emocionales, metafóricas y, en algunos casos, chocantes. «Quería destacar el hecho de amamantar porque, aunque ahora está más manifiesto, seguimos viendo una censura en este hecho tan natural, tan vital», subrayó Ro, que ha mostrado, en un lugar destacado y bien iluminado, la belleza de esos momentos ante los que muchas personas apartan la mirada. «Todavía, en ocasiones, las madres deben meterse en un servicio para alimentar a sus hijos», añadió.

Para luchar contra este tabú y, también por su importancia en la vida del recién nacido, este aspecto tiene un papel muy especial en «Bienvenida Vida», con imágenes de lactancia en tándem e incluso una en la que se muestra el mismo impulso primario hacia el padre. Pero este no es el único asunto que tratan las obras. Hay un amplio abanico de estilos: desde las imágenes más naturales y familiares a otras de tipo conceptual. En este sentido, destaca la del bebé suspendido en una tela que imita el entorno del vientre materno.

Sin embargo, lo que tienen todas en común es una profunda historia detrás. Está la del abuelo que ve por primera vez a su nieto y este le coge la mano; o la de la madre de mellizas que debe afrontar sin su pareja la maternidad. Este año ha sido para Pili Ro la gestación y el alumbramiento de una nueva etapa de su existencia. «El tema es una metáfora de mí misma, de una nueva etapa en la que he decidido romper con lo anterior y crear, con esfuerzo, algo diferente», explicó la creadora. Porque el surgimiento de una nueva vida supone una rotura con lo anterior, pero también una gran ilusión.

Compartir el artículo

stats