Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Torrent logra el interés turístico

Más de 100 años de historia fallera, el episodio de la Tombà de 1957 y el Traslado de la Mare de Déu son algunas de sus singularidades

Torrent logra el interés turístico

Torrent logra el interés turístico

Las fallas de Torrent recibieron ayer el mejor regalo a las puertas de la fiesta grande en la capital de l'Horta. El pleno del Consell aprobó declararlas Fiestas de Interés Turístico Autonómico, de conformidad con el Decreto 119/2006, de 28 de julio, del Consell, regulador de las Declaraciones de Fiestas, Itinerarios, Publicaciones y Obras Audiovisuales de Interés Turístico de la Comunitat Valenciana.

La fiesta más multitudinaria de la ciudad —donde conviven 29 comisiones— recibe este reconocimiento por su demostrada antigüedad con más de 100 años de historia, el arraigo, valor cultural y tradición, así como singularidades propia de la fiesta, como el traslado de la Mare de Déu o el suceso de la Tombà en 1957. Más de 7.000 falleros trabajan durante 365 días al año y ofrecen a la ciudad un calendario periódico de actividades nutrido de actividades culturales, deportivas, de ocio y difusión para el disfrute de torrentinos y visitantes.

Una comisión de expertos estuvo trabajando durante todo un año para confeccionar el expediente basado en 13 puntos que se subdividen en otros hasta un total de más de 1.000 páginas con anexos y material audiovisual donde se recopila la historia y evolución de la fiesta fallera en la capital de l'Horta Sud. El expediente consta del informe para la declaración de las fallas, el certificado de antigüedad, el de la periodicidad de las fiestas, el del censo fallero y la población. Así como un documento de la atracción de visitantes, estimado en 133.663 personas durante los días grandes, que pueden disfrutar de nueve alojamientos hoteleros en Torrent, Alaquás, Aldaia y Picanya y 111 negocios de restauración en Torrent de acuerdo con los datos de Turismo.

El expediente se cierra con documentación complementaria, con investigaciones sobre la imagen de las fallas a través de sus carteles históricos; la importancia de la fiesta torrentina en la prensa valenciana y local, así como un apartado destacado con todas las publicaciones falleras locales: como el libro oficial «El Granerer» que se edita desde 1973; la «Revista d'Informació Fallera» (RIF) y una completa catalogación sobre los «llibrets» de falla. Este catálogo fue editado este año e incluía un profundo estudio de las etapas y los ejemplares más destacados de este género de la literatura fallera torrentina, en 85 años de historia. El primer «llibret» editado en Torrent data de 1928 y en 2014 superó la barrera de más de 1.000 «llibrets» publicados.

La alcaldesa de Torrent, Amparo Folgado, quiso felicitar ayer a todos los torrentinos y dar la «enhorabuena» a los miles de falleros y falleras de Torrent que «con su esfuerzo, trabajo y dedicación, hacen que las fallas de Torrent sean cada vez más grandes y reconocidas fuera de nuestra ciudad»

Más de 100 años de fallas

La primera falla plantada en Torrent data de 1900, tal y como recoge el diario «El Torrentino» el 25 de marzo de esa fecha. Muestras de este pasado festivo aparecen en el informe histórico en el que se aportan datos sobre ese cadafal plantado en el carrer Cambrils. A su vez, el informe aportaba un estudio sobre la tradición del fuego en la ciudad y los orígenes de las fallas. Son los conocidos «pallassos» de Torrent, «ninots» realizados en paja, aderezados con connotaciones satíricas, que colgaban de las fachadas de las casas de Torrent y se quemaban en la víspera de San José o Sant Antoni.

Cabe destacar como hecho singular propio de la fiesta fallera de la ciudad el episodio de la «Tombà» de 1957, cuando las autoridades, influidas por la iglesia, prohibieron los bailes y los falleros, con carácter temperamental, decidieron tumbar sus propios monumentos falleros. Las fuerzas del estado intervinieron para calmar esta revuelta que llegó a interpretarse como resistencia a la propia dictadura. Tras ese episodio se prohibieron las fallas en Torrent de manera oficial hasta 1968.

El traslado de la imagen de la Mare de Déu hasta la plaza de la iglesia en la tarde del día 16 es otro de los actos principales dentro del calendario fallero y que la diferencia del resto de ciudades.

El expediente fue redactado por un grupo multidisciplinarformado por el bibliotecario Ramón Sanchis, junto al cronista Pepe Royo, así como investigadores locales, como: Salvador Ciscar, Aitor Sánchez, Emilio García, Adrià Bessó y la corrección lingüística de Anna Gascó.

Compartir el artículo

stats