Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La revisión catastral multiplica el IBI de las alquerías rehabilitadas de Almàssera

Hacienda penaliza a decenas de viviendas cuyos propietarios no actualizaron su valor y ahora pagan un 100 % más en impuestos

La revisión catastral multiplica el IBI de las alquerías rehabilitadas de Almàssera

La revisión catastral multiplica el IBI de las alquerías rehabilitadas de Almàssera

El Plan de Regularización que la Dirección General del Catastro desarrolló en Almàssera desde abril a noviembre de 2014 ha supuesto incrementos de más del 100 % en las liquidaciones del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de 2015 para decenas de viviendas de la localidad, especialmente para las alquerías de la huerta que en los últimos años han sido rehabilitadas por sus propietarios. A modo de ejemplo, una de las casas unifamiliares de la zona de huerta protegida que han sido inspeccionadas por Hacienda, ha pasado de pagar 600 euros de IBI en 2014 a abonar 1.300 euros en 2015, a lo que hay que añadir 3.500 euros por atrasos de 2012 a 2014.

El fin de este plan de inspección „que en la provincia de Valencia se ha llevado a cabo en otros 16 municipios„ es «la incorporación al Catastro Inmobiliario de los bienes inmuebles urbanos y rústicos con construcción, así como de las alteraciones de sus características, en supuestos de incumplimiento de la obligación de declarar de forma completa y correcta las circunstancias determinantes de un alta o modificación catastral», según explica el ministerio.

Para ello, y siguiendo métodos de detección como las fotos aéreas, los inspectores identifican parcelas e inmuebles en los que en los últimos años se han hecho obras „piscinas, una planta ganada a la buhardilla, un paellero, un garaje o una simple ampliación„ que han supuesto un aumento del valor de la propiedad que no ha sido comunicado al Catastro.

Además, y según han señalado fuentes municipales, los inspectores de Hacienda han acudido también al registro de la propiedad para, además de las nuevas construcciones, identificar los inmuebles en los que se han realizado segregaciones o agrupaciones y en los que ha habido cambios en la propiedad, por adquisición o por herencia, que tampoco han sido notificadas. Las mismas fuentes afirman que incluso han acudido personalmente a las casas para comprobar «in situ» las mejoras o modificaciones llevadas a cabo en los últimos años.

Según el ayuntamiento varios de los propietarios inspeccionados por Hacienda sí habían declarado todos los cambios que habían llevado a cabo en sus inmuebles. Pero son los menos y el Catastro ha «revalorizado» decenas de viviendas. La plataforma que defiende los intereses de estos propietarios aseguira que el número de inmuebles inspeccionados rondaría el millar. «Todos hemos hechos estas obras con las licencias y permisos correspondientes y siempre con conocimiento del ayuntamiento. Pensábamos que era el consistorio el que se encargaba de comunicar estas actuaciones a Hacienda, no sabíamos que lo teníamos que hacer nosotros», justificaba ayer un portavoz de la plataforma.

La actualización del valor de los inmuebles supone automáticamente un aumento en la liquidación del IBI, aunque el ayuntamiento mantenga, o incluso reduzca, el coeficiente de la tasa. «Hay familias que han pasado de pagar 400 euros de IBI a pagar mil», apuntaba el ayuntamiento, que asegura que el número de viviendas afectadas por esta medida es «muy difícil de averiguar, porque todo es cuestión del ministerio».

Ante ello, propietarios de alquerías y otras viviendas antiguas del casco urbano de Almàssera afectados por esta revisión catastral han iniciado una recogida de firmas (aseguran haber recogido ya más de mil) para que el consistorio compense los efectos de lo que ellos denominan «catastrazo» mediante rebajas en el coeficiente del impuesto u otras ayudas.

Un gravamen «abusivo»

«Hemos recibido notificaciones del Catastro, mediante las que nos formulan liquidaciones desorbitadas, correspondientes al IBI urbano con incrementos de más del cien por cien con respecto al ejercicio pasado», explican en su escrito. «El ayuntamiento ha determinado el tipo de gravamen correspondiente en base a la información catastral, siendo éste abusivo para gran parte de vecinos de la localidad que disponemos de una vivienda unifamiliar, transmitida por nuestros padres y abuelos, donde residimos toda nuestra vida», explica en su escrito la plataforma vecinal.

La plataforma asegura que Hacienda ha elegido Almàssera para aplicar este plan de regularización por haber tenido que rescatar al ayuntamiento por su situación de quiebra económica. El alcalde Ramón Puchades (PSPV), por su parte, recuerda que el consistorio no tiene nada que ver con esta medida. También ha subrayado que la corporación acaba de aprobar una bajada del 0,89 al 0,801 en la tasa del IBI para «amortiguar» la revalorización catastral impuesta por Hacienda. Pese a todo, y tal como recuerdan los vecinos afectados, Almàssera sigue teniendo uno de los IBI más altos de la comarca.

Compartir el artículo

stats