Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Las Administraciones tienen que hacer un esfuerzo por difundir el Castell d'Alaquàs»

«Las Administraciones tienen que hacer un esfuerzo por difundir  el Castell d'Alaquàs»

«Las Administraciones tienen que hacer un esfuerzo por difundir el Castell d'Alaquàs» l. sena

El municipio de Alaquàs arrancó ayer la conmemoración anual de la recuperación del Castell d'Alaquàs, un palacio del siglo XVI que tiene la consideración de BIC. El consistorio inició la expropiación en 2002 y lo reabrió como centro cultural municipal el 28 de febrero de 2003, además de restaurarlo en los años posteriores.

Rafael Roca es uno de los investigadores más activos de la comarca de l'Horta Sud. Pertenece a la junta directiva de l'Institut d'Estudis Comarcals (Ideco) de l'Horta Sud y es miembro del Col·lectiu Quaderns d'Investigació d'Alaquàs. Ha publicado numerosos artículos sobre el Castell, entre ellos los que documentaron el proceso de declaración de monumento nacional, en 2018, y el del intento de demolición de la llamada cuarta torre.

¿Qué ha significado para la comarca que se expropiara en Castell por parte del ayuntamiento?

Un hito histórico, cultural y patrimonial. Cuando pase el tiempo tendremos más perspectiva y seremos más conscientes de ello. Era una reivindicación histórica del pueblo que tenemos documentada desde hace más de 100 años. A principios del siglo XX, ya hay cronistas que visitaron el Castell y reprodujeron las quejas del dueño sobre que «todo el mundo» se creía con derecho sobre él. En el fondo sentían que tenían la propiedad sentimental.

¿Es un monumento lo suficientemente conocido fuera de Alaquàs?

No lo que se merece. He tenido la experiencia de traer gente de Valencia a verlo y se han sorprendido. Es un edificio único en el País Valencià por sus características. Entre todos, y sobre todo las Administraciones que tienen los medios y la responsabilidad, hemos de hacer un esfuerzo de divulgación de este monumento.

Hay quien considera que la Generalitat siempre se ha desentendido del Castell mientras que el Gobierno de España lo ha apoyado ya desde hace un siglo.

Al menos en tres momentos de la historia han sido los vecinos de Alaquàs o sus instituciones y la intelectualidad valenciana de la época los que lo han reivindicado y se han movilizado. A finales del siglo XIX, los intelectuales de Lo Rat Penat hicieron hasta tres visitas y dieron la voz de alarma sobre su estado de grave deterioro. Entre 1918 y 1928 también se repitió el mismo patrón. Y e n ambo casos, Madrid reaccionó a esta movilización previa y actuó. Otro gran momento sería a principios de la democracia, cuando en el mandato de Albert Taberner y Carme Mateu se volvió de nuevo la mirada al Castell y Quaderns d'Investigació comenzó a hacer allí sus actos. Ahí comenzó un proceso que culminó en 2002 con la expropiación. Al final, si se consiguió la ocupación fue porque la Generalitat Valenciana la autorizó cuando era presidente José Luis Olivas.

Compartir el artículo

stats