Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los polígonos se sienten desconectados

Más de tres mil empresas carecen de servicio de fibra óptica y los polígonos reclaman al Consell que impulse la instalación ante la desidia de las operadoras - La quiebra de una empresa en 1998 dejó Silla con la infraestructura pero sin el servicio

Los 11 polígonos de Silla tienen, desde hace 19 años, instalados los tubos subterráneos para el cableado. l-emv

Hartos, así se muestran los empresarios de los polígonos industriales de l'Horta que ven como pueden contar con la mejor tecnología para poder avanzar en sus negocios pero no la pueden utilizar por la falta de banda ancha. Según fuentes del sector empresarial de la comarca, más de tres mil empresas requieren la instalación de fibra óptica en los polígonos. Las diferentes asociaciones empresariales comarcales han pedido la intervención del Consell ante la desidia de las operadoras, a las que no les sale rentable cablear para un centenar o menos de conexiones.

La Federación de Polígonos Empresariales de la Comunitat Valenciana (Fepeval) se reunió con el Director General de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Vicente Aguiló, para intentar facilitar la implantación de la banda ancha para poder aumentar la competitividad de las empresas valencianas. «Tenemos el caso de Euskadi que acaba de aprobar una ayuda de más de 8,7 millones de euros para llevar la conexión de banda ancha ultrarrápida a todos los polígonos empresariales. Ese es el modelo a seguir», señala el gerente de Fepeval, Diego Román, quien se lamenta: «Nos piden polígonos 4.0 y actualmente estamos en el 0.1». De momento, Fepeval tiene en marcha desde el pasado mes de mayo una comisión de trabajo junto con el Colegio de Ingenieros de Telecomunicaciones de Valencia para conseguir soluciones.

La Consellería, a través del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) creó unas ayudas «que nos consta que la mayoría de las empresas iban a destinar a costear la implantación de banda ancha», sin embargo, esas ayudas aún no han llegado. «Nos dijeron que se iban a dividir en comarcas y que l'Horta las recibiría en 2018», señala Román.

La situación puede cambiar tras la nueva ley de polígonos que promueve la categorización de las empresas -tipo estrellas michelín en los restaurantes- ya que «cuantos más y mejores servicios, mejor puntuación, obteniendo beneficios fiscales».

Silla, un caso particular

De todas las demandas de las distintas asociaciones empresariales recibidas por Fepeval destaca la de la Asociación de Empresarios de Silla (AESI). En los once polígonos de la localidad está toda la instalación preparada, tan solo falta que una operadora de telefonía se decida a pasar los cables por los tubos que en 1998 implantó la extinta empresa Metrored. El Ayuntamiento de Silla fue el primero que firmó un acuerdo con Metrored, para la creación de una sociedad mixta, controlada en un 51% por el consistorio. «Nos levantaron todas las calles para instalar los tubos y cuando se declararon en quiebra taparon mal y rápido las zanjas. Hemos pedido ayuda a los gobiernos locales sin éxito, y ya no aguantamos más. Nos está restando competitividad», denuncia Jorge Durán, gerente de AESI.

Compartir el artículo

stats