30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barrio del Cristo apuesta por lo público

? El centro de salud que se abrió en un bajo, ocupó la biblioteca y se convirtió en edificio en 2004, celebra su 30 aniversario

El equipo médico del centro con los ediles y responsables de la Mancomunidad.

El equipo médico del centro con los ediles y responsables de la Mancomunidad.

Sara Guirado tiene 23 años y las ideas muy claras. «Acabo de terminar los estudios de técnica de Administración Pública en la Universitat Politécnica de València, ojo, privada no, pública». Nació en el Barrio del Cristo, un núcleo urbano rodeado por naves industriales que se encuentra a medio camino entre los términos municipales de Quart de Poblet y Aldaia. Fue declarado barrio de acción preferente en 1988. El mismo año en el que se abrió el primer centro de salud pública «en un bajo alquilado en la plaza del Ayuntamiento», recordaba ayer Juan Valiente Collado, albañil jubilado de 76 años que nació al lado de Minglanilla, en Cuenca, pero vive en el Barrio del Cristo desde hace 67 años.

Collado, que casi siempre ha trabajado en la obra, llegó «cuando todo esto eran caminos de carros». Con apenas 19 años ya tenía su primer hijo. Entonces, la madre tenía 14. Y no había centro de salud, apenas unas mujeres voluntarias que ejercían como matronas cuando surgía la ocasión.

Siete mil vecinos

José Antonio Zapata, concejal de Quart de Poblet delegado para el Barrio del Cristo, recuerda que «el centro de salud se trasladó a lo que ahora es la biblioteca pública del bloque de la mancomunidad», un edificio notable que alberga el centro administrativo para los 7.000 vecinos del núcleo urbano del Barrio del Cristo, que se constituyó en mancomunidad participada por los ayuntamientos de Aldaia y Quart de Poblet por decreto del Consejo de Ministros en noviembre de 1965. El gobierno franquista trasladaba la responsabilidad para dotar de servicios públicos a una zona donde se concentraron espontáneamente personas que buscaban empleo en la zona industrial que crecía en los pueblos que envolvían la ciudad de València.

Fueron los primeros ayuntamientos democráticos de izquierda los que, espoleados por un núcleo vecinal muy organizado y reivindicativo, los que se esforzaron por mejorar el barrio.

Las drogas y el sida golpearon el barrio a principios de los años 80, las adicciones alimentaron la violencia y la enfermedad dejó un reguero de muertos. Iñaki Martínez, coordinador médico del centro de salud desde hace casi una década, apunta: «Los supervivientes se aferran mucho a lo público, sobrevivir a la droga y al sida forja carácter». Martínez llegó al edificio que se inauguró en 2004 y que es la actual sede del centro de salud. Era internista en un hospital. En el Barrio del Cristo se estrenó como médico de atención primaria. Y estalló la crisis. «Hubo un tiempo en el que no dábamos bajas, nadie tenía trabajo».

Ana Orengo, técnica de Empleo de la Manc0munidad es la que se esfuerza ahora por «aprovechar la experiencia acumulada por los chavales que dejaron la escuela con 16 años para irse a la obra y trabajar a destajo». Sus alumnos agasajaron con un aperitivo espectacular a quienes acudieron al aniversario del centro de salud del barrio para expresar el gusto por lo público, lo de todos.

Compartir el artículo

stats