01 de marzo de 2018
01.03.2018
Paterna

El PSOE desoye a sus socios y aprueba con PP y Cs suspender la licencia del centro de menores

Los socialistas incluyen una enmienda que fija un pleno extraordinario para que el aplazamiento de permisos sea efectivo ya

02.03.2018 | 04:35
Los vecinos en contra del centro de menores desplegaron una pancarta en el salón de plenos.

El PSOE de Paterna acudió al pleno de ayer con la intención de ponerse al lado del grupo de vecinos de Montecañada que rechazan la instalación de un centro de acogida de la Generalitat en un chalé de la zona residencial. Llevó a la sesión una moción que básicamente plantea que Urbanismo realice un estudio sobre las actividades asistenciales susceptibles de poder implantarse en el municipio, que se articule un proceso de participación ciudadana para que los vecinos expresen su opinión al respecto de esos usos, y mientras se realizan ambos puntos, se suspenda temporalmente la concesión de licencias para este tipo de iniciativas.

La moción salió adelante con el apoyo del PP y Cs, y con el rechazo de Compromís y Paterna Sí Puede, socios del PSOE en el Pacte del Batà, además de EU. Así mismo, para asegurarse que la iniciativa se cumple y no se dilata en farragosos trámites administrativos, los socialistas incluyeron una enmienda in voce –ante la sorpresa del resto de grupos tras tres reuniones de la junta de portavoces– que fija un pleno extraordinario el lunes para que se vote y se hagan efectivos desde ese momento los puntos uno y cuatro de la moción: iniciar un expediente para aprobar las modificaciones en el PGOU para definir y regular los usos asistenciales en suelo privado y suspender la concesión de licencias mientras Urbanismo elabora un estudio sobre las actividades susceptibles de implantación en el municipio.

Durante el turno de intervenciones, la portavoz del PSOE, Paqui Periche, defendió la «protección a los menores» pero también «evitar el enfrentamiento entre vecinos». Por eso, «planteamos actualizar el PGOU del 90 a las demandas actuales», dijo la socialista que resaltó que ha sido su partido el que «plantea solucionar el problema» parando las licencias «para estudiarlo y que los vecinos den su opinión».

La postura del PSOE contrastaba con la de sus dos otros socios del Batà. Compromís, con las áreas de Urbanismo y Bienestar en su poder, lamentó «la bipolaridad» mostrada en el pleno «y a los que la alientan con manipulaciones interesadas», criticó Juanma Ramón. El concejal detalló que el centro previsto por la Generalitat en Montecañada «es de acogida para menores en desamparo. Son niños adolescentes que requieren de una atención integral porque sus familias no pueden, no deben o no saben hacerlo. Y no tienen condenas», aseguró el edil. Ramón se apresuró a rechazar que tengan «miedo a un proceso de participación. Es más, lo defendemos, pero no podemos dejar en manos de una votación vecinal los derechos de los menores», advirtió.

Frederic Ferri, de Paterna Sí Puede, también defendió las políticas sociales y de atención a los menores del Govern del Botànic «frente a los recortes y desmantelamiento del PP de los últimos años». El socio del Batà apuntó que la administración «tiene la obligación de velar por los menores en situación de desamparo y garantizar su educación y el desarrollo de sus derechos». El concejal también respaldó que se «pese a desconocimiento» se trata de un centro de acogida «sin adolescentes conflictivos, sin condena, ni delincuentes». Por último, Ferri preguntó a María Villajos (PP) si las pancartas de los vecinos en contra del centro se habían pagado «legalmente y no en B», en referencia a casos de corruptelas con los populares en el punto de mira.

En su turno de palabra, Villajos se mostró «en contra de los centros aislados» y anunció que presentarían tres enmiendas (que no salieron adelante) en las que proponían que se ampliara a todo tipo de suelo la cancelación de licencias (cosa que afectaría al centro de discapacitados en la carretera de Manises) o que se definiera el proceso participativo. La popular insistió en que Montecañada no es el lugar idoneo para el centro y respondió las insinuaciones de Ferri: "Su discurso aburre por previsible y solo se dedica a descalificar. Yo deje mi trabajo para entrar en politica, mientras que usted entró en política porque le echaron de su trabajo", espetó Villajos, por un comentario anterior sobre los años que lleva la popular, según Ferri, "chupando del bote de Paterna". Cabe señalar que la intervención del concejal de Paterna Sí Puede originó las protestas de los vecinos de la zona residencial, e incluso un intercambio diálecticos entre Ferri y alguna residente.

Desde Cs, el portavoz Jorge Ochando consideró «lícito» que se articule un proceso para que los vecinos decidan sobre la instalación del centro, y ahondó en su postura de que Montecañada «no es lugar adecuado por la falta de infraestructuras» educativas, deportivas o parques. El concejal preguntó «quién había decidido que se instale en Paterna», dejando caer si tenía que ver que Compromís tenga en cartera «urbanismo y asuntos sociales». Los aplausos del público subieron de tono. Ramón contraatacó: «Si el barrio residencial tiene tal déficit de instalaciones no sé por qué ustedes viven ahí si tienen hijos».

Por su parte, el concejal de EU, Javier Parra, alertó de la «alarma social» generada y mostró su preocupación «por la chispa y la instrumentalización en la recogida de firmas». El edil lamentó que el barrio de la Coma «no despierte la misma solidaridad».

En el cierre de intervenciones el alcalde Sagredo dijo que el centro de acogida «solo ha conseguido enfrentar a los vecinos», y por ello «queremos que sean ellos los que decidan los usos en todo el termino». El munícipe también abogó «por no criminalizar a los vecinos» de Montecañada.

La sesión congregó a numerosos vecinos (con pancartas en contra y a favor del centro), que llenaron el salón de plenos y que obligó a instalar una pantalla en el hall. Durante el turno de ruegos y preguntas previo al pleno, en el que hubo ciertos momentos de tensión entre los asitentes por la discrepancia de posturas, los vecinos de la zona residencial de Montecañada le dijeron al equipo de gobierno que no quieren el centro de acogida en su entorno. "Ha habido falta de informa desde el ayuntamiento, y lo que hemos conocido por fuera es como para salir corriendo. Solo espero que el PP, al que vote, esté a la altura", expresó una residente. "Señor alcalde, venía con la clara intención de cargar contra usted, pero tras ver algunas intervenciones voy a cambiar. ¿Quiere usted seguir en el Pacte del Batà? Creo que le está desprestigiando, y solo le pido que coja la mano tendida (en alusión al PP) de los partidos sobre el centro de menores", espetó a Sagredo otra de las vecinas contrarias a la instalación. El alcalde despejó dudas: "El pacto está beneficiando a Paterna. Podemos discrepar en casos como el centro de menores o Puerto Mediterráneo, pero estamos trabajando por los vecinos y creo que bien". Otro de los vecinos, preguntó cómo será el centro, "¿de menores o de acogida? Porque la diferencia es notable. Creo que se debería tener en cuenta a los vecinos en este tema y no nos dejan opinar. Ustedes deberían reflexionar", sentenció.

Ante la expectación creada, la junta de portavoces había acordado que alteraría el orden del día para comenzar por las mociones. Dado que la referente al centro de acogida de menores fue la segunda, la sala practicamente de vació pasadas las nueve de la noche tras la votación de la propuesta del PSOE.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook