02 de marzo de 2018
02.03.2018

Godella debe readmitir a una profesora despedida mientras estaba embarazada

?El juez alega que notificarle su baja en la Seguridad Social al acabar el curso «constituye un despido»

01.03.2018 | 23:15

El Juzgado de lo Social número 16 de Valencia ha declarado «nulo» el despido de una trabajadadora de Godella mientras estaba embaraza, y condena al consistorio a su «inmediata readmisión con el abono de los salarios dejados de percibir». La afectada trabajaba en la escuela de adultos.

El fallo, hecho público ayer por el sindicato CSIF que ha defendido a la chica, incide en que «los trabajadores que en un periodo de 30 meses hubieran estado contratados durante un plazo superior a 24 meses, con o sin solución de continuidad, para el mismo o diferente puesto con la misma empresa, adquirirán la condición de trabajadores fijos». En este sentido, la sentencia sostiene que «debe estimarse que el escrito del ayuntamiento de junio de 2016 que notificaba a la trabajadora su baja en la Seguridad Social por finalización de actividad constituye un despido».

El dictamen del tribunal argumenta que esa notificación «no resulta ajustada a derecho, pues se basa en la finalización de una contrato temporal de una trabajadora que, en virtud de lo dispuesto en el Estatuto de los Trabajadores, había adquirido la condición de 'indefinida no fija'».

La resolución del tribunal ratifica que la «calificación del despido no puede ser otra que la de nulidad, dado que en la fecha en la que el mismo se produjo la demandante estaba embarazada».

Por su parte, fuentes municipales anuncian que se ha recurrido la sentencia «al existir jurisprudencia». Así, explican que los profesores de la EPA «prestan sus servicios de forma discontinua. Cuando inicia el curso escolar se se da de alta al trabajador y al finalizar el curso, la baja. El ayuntamiento, en el momento que la empleada notificó su baja por incapacidad temporal por riesgo durante el embarazo no procedió a dar de baja a la misma, lo cual sí que hubiera sido completamente irregular. Lo hizo a la finalización del curso, como a todos los demás empleados discontinuos, pero no emitió ninguna carta de despido y mucho menos tenía la intención de despedir a la empleada».

Además, aseguran que en septiembre de ese año se pusieron en contacto con la afectada hasta en dos ocasiones para que se incorporara o especificara su situación para darla de alta. «No obtuvimos respuesta», afirman. De momento, ha sido readmitido mientras siguen los trámites del recurso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook