10 de mayo de 2018
10.05.2018

Torrent despide a Sor Montserrat

Muere la directora de La Puríssima, la mujer que hizo «de la escuela una casa», según sus compañeras

10.05.2018 | 10:48
Torrent despide a Sor Montserrat

El municipio de Torrent y, más en concreto, el colegio La Puríssima lloró ayer la muerte de Sor Montserrat, directora del colegio durante muchos años y la mujer que dio «alas» a la comunidad educativa, tal como señalan algunas de sus compañeras. Petra Montserrat, nacida en Santa Cruz de Juarro (Burgos) en 1944, llevaba en el colegio desde 1985.

La Monja dedicó su vida a ayudar a los demás. Tanto en la escuela como en las misiones en las que participó. Así, formó parte de la Fundación que las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada que desarrollan proyectos misionarios en Kenya, concretamente en Nairobi Y Kapsabet. Además, también colaboró muy directamente en la misión que las mismas franciscanas tienen en Cartagena de Indias, en Colombia, realizando los primeros viajes y acompañando a las primeras hermanas. El colegio la Purissima de Torrent nunca la olvidará. Así lo explicaron ayer compañeras y amigas a este diario. «Era una persona sencilla, que vivía para todos. Una trabajadora incansable que siempre estraba dispuesta a ayudar a la gente».


«Nos guió y nos hizo volar»

El personal del centro se lleva de ella «el carisma franciscano de todo lo que hacía con solidaridad y entrega». Las profesores afirman que Montserrat las ayudó a «crecer como claustro». «Nos guió y nos hizo volar, aprendiendo a superarnos cada día». Ayer, el centro se llenó de muestras de cariño de alumnos, exalumnos y gente que, en alguna vez de su vida se cruzó con ella. Todos ellos por un motivo: querían darle las gracias. «A todas las personas con las que se ha cruzado en la vida las ha ayudado de alguna forma», apuntaba una profesora ayer. Una multitud la despidió ayer a la profesora, directora, educadora.

Los que la conocían saben que «ha hecho el cole la casa de todos. Preocupada siempre por quién podía tener problemas y propagando la fe». Los que la conocían en su entorno educativo se mostraron ayer «muy agradecidos por el gran regalo que ha sido para nosotros haber compartido el día a día y casi una vida con ella, era una persona extraordinaria y siempre estará presente».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook