Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 25 % de viviendas de Mislata supera el límite de ruido de noche

El centro hospitalario y media docena de colegios también rebasan el nivel máximo sonoro por culpa del tráfico

El tráfico, causante del ruido en Mislata

El ruido se ha convertido en uno de los principales problemas para el vecindario de Mislata. Así lo refleja el Plan Acústico Municipal, que a modo de conclusión determina que el 25% de las viviendas supera límite de contaminación acústica durante la noche y el 20% durante el día. También están afectados el hospital y media docena de centros escolares ubicados en el municipio.

El PAM de Mislata fue aprobado hace unas semanas con el objetivo de identificar las áreas acústicas existentes en el municipio y tomar medidas que permitan la reducción de sus niveles sonoros. El municipio cuenta con una superficie de poco más de dos kilómetros cuadrados, en el que viven alrededor de 44.000 habitantes en un censo de 17.499 viviendas.

El análisis elaborado por una empresa especializada determina que el principal foco de ruido ambiental sobre el municipio es el tráfico rodado, ya que la actividad industrial no general niveles relevantes. La obtención de los datos fue recabada a cuatro metros de altura sobre el nivel del suelo, en las fachadas de los diferentes edificios, durante periodos mínimos de 24 horas. Su ubicación se escogió en base a quejas y reclamaciones vecinales, entre otros motivos.

La calidad acústica, según la normativa autonómica, fija un límite de 45 decibelios diurnos para el uso sanitario y docente, de 55 para el residencial, de 65 para terciario y de 70 para industrial. De noche, el nivel queda en 35,45,55 y 60 respectivamente. Así, según los resultados obtenidos, el 20% de las viviendas mislateras (unos 8.800 residentes) están expuestas a niveles superiores a 65 decibelios durante el día, mientras que el 25,82% de los inmuebles (más de 11.000 vecinos) supera los 55 decibelios en horario nocturno.

Estratificando los datos por número de vecinos: 18.399 se encuentran por debajo de los 55 decibelios diurnos; 7.496, en una franja entre 55 y 60; 9.621 de 60 a 65 decibelios; 7.439 entre 65 y 70 y 1.445 por encima entre 70 y 75 decibelios. En la franja nocturna, los distribución de residentes queda así: 22.376 por debajo de 50 decibelios; 10.392 , entre 50 y 55; 6.578 de 55 a 60 decibelios; 4.834 entre 60 y 65; y 220 vecinos soportan entre 65 y 70 decibelios.

El estudio también sostiene que el centro hospitalario Vázquez Bernabeu registra una alta contaminación acústica con niveles por encima de los 65 decibelios durante el día y de 60, de noche. En cuanto a los colegios, de los trece centros, media docena presentan unos datos que rebasan en diez decibelios el límite establecido: Sagredo Corazón (70-75 dba), Ausiàs March (60-65), l'Almasil (70-75), Music Martín y Soler (60-65), El Cid (70-75) y Molí del Sol (654-70).

El informe apunta directamente al tráfico rodado como máximo responsable de la contaminación acústica de Mislata. Además de vías que no pertenecen al municipios, como la V-30 o la avenida del Cid, la circulación propia más ruidosa se registra principalmente en San Antonio, Valencia, Gregorio Gea y Blasco Ibánez, y en menor medida en Hospital y Dolores Ibárruri.

Para paliar la contaminación sonora, el estudio considera «primordial» implantar un programa de medidas preventivas y correctivas. Así plantea el fomento de zonas de velocidad 30, la restricción del vehículo privado en el centro y otras zonas sensibles, así como otras estrategias como los reductores de velocidad, los estrechamientos, los obstáculos o los cambios de alineación.

Compartir el artículo

stats