07 de agosto de 2018
07.08.2018
Bienestar animal

Salvan la vida de un podenco con la pata rota por un cepo

La asociación de Alcàsser,que encontró a Sunshai en coma, denuncia el abandono de perros utilizados para la caza

07.08.2018 | 10:52
El hospital veterinario Valencia Sur ha logrado salvarle la pata al podenco.

La Asociación Animalista de Alcàsser ha conseguido salvar lavida de un perro, que encontró en coma tras llevar, se calcula, 20 días con la pata rota. La presidenta de la asociación, recibió el aviso de unos jóvenes que al entrar a su chalet en Picassent se encontraron en un rincón con este podenco inerte aunque aún con respiración.«Lo que me encontré allí fue tremendo, la pata colgando, llena de larvas, y como aún respiraba aunque estaba en coma decidí llevarleal Hospital Veterinario Valencia Sur y allí una vez más han obrado el milagro», relata Cristina.

Allí, los verinarios no solo lograron restablecer al animal sino que le han salvado la pata. También comprobaron que elp odenco llevaba al menos 20 días con la pata rota, sin apenas alimentarse ya que no podía moverse, y que la pata se rompió por un mecanismo parecido al de un cepo, aunque al principio también se plantearon la posibilidad de que fuera por un disparo.
Según los indicios, parece un perro que ha sido utilizado para la caza. «No solamente por la raza, ya que los podencos son perros geneticamente de caza, sino también por los cortes que llevaba en las orejas, una marca habitual de los cazadores para identificar a sus perros».

El podenco, que ha sido llamado en el hospital Sunshai, al parecer pisó un cepo y fue abandonado por sus dueños pese a la gravedad de las heridas que apunto han estado de costarle la vida. No llevaba ni chip ni collar que pueda identificar a sus propietarios, asíque de momento la asociación está haciendose cargo de su hospitalización y una vez que esté sano le buscará un hogar. Para ello la asociación ha puesto en marcha una campaña en redes sociales bucando dueño y para recaudar fondos para poder hacer frente a los gastos hospitalarios.

La asociación denuncia que abandonar a los perros de caza cuando ya no se les necesita es una práctica muy habitual. «Hace poco nos encontramos a dos cachorros de podenco metidos en una garrafa, por suerte uno de ellos fue adoptado en Gijón», señala Cristina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine