Los vínculos del Castell de Alaquàs con la Mare de Déu de l´Olivar son tan estrechos como que el propietario del inmueble hasta 1918, Julio Giménez, regaló un manto a la imagen, que es el de mayor valor de su colección. Por este hecho y porque en este ejercicio Alaquàs celebra el centenario de la protección del Castell, la entrega de premios del Certamen de Poemes a la Mare de Déu de l´Olivar se realizó en el claustro del bello monumento, como destacó el presidente, Rafael Roca.

En la modalidad de poemas a la patrona de Alaquàs ganó el investigador y exalcalde Adrià Hernández con la obra «Morena de l´Olivar», seguido por Alberto Luis Collantes y José Rodríguez Cano. Los accésits fueron para Mari Carmen Dolz Mingarro y Francisco Rodríguez Sánchez. Como es tradición, Hernández leyó el poema y lo hizo visiblemente emocionado.

En la modalidad de poemas dedicados a Alaquàs y l´Horta Sud fue Natxo García Fernández de Velasco con «I demà», el que logró el primer premio, tras algún otro galardón en años anteriores. El segundo fue para el autor de Aldaia Mariano Jurado Arcos, recientemente premiado en «La Rosa de Paper» del centro de formación Florida , y el tercero correspondió a Nieves Sáiz Eslava.

La modalidad extraordinaria dedicada al Castell la ganó el autor local Fernando Garrido Redondo con «El Castillo es un ser vivo», seguido por Claudia Estrada Tarasco y Miquel Lluís Rubio Domingo.

Y en el apartado infantil y juvenil del certamen, ganaron Rodrigo López Martínez, Santiago Sánchez March, Andrea León Villanueva, Laura Baixauli Nieto y Marta Martínez Gil.