Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Violencia machista

El edil socialista procesado por presunta violación a una chica de 20 años renuncia a su acta

El PSPV lo expulsó de forma fulminante al conocer el proceso judicial pero el grupo municipal no había comunicado nada en el consistorio

El edil socialista procesado por presunta violación a una chica  de 20 años renuncia a su acta

El edil socialista procesado por presunta violación a una chica de 20 años renuncia a su acta levante-emv

El concejal socialista de Massalfassar procesado por presuntamente abusar de una chica de 20 años el pasado mes de agosto, renunció ayer a su acta de edil mediante registro de entrada en el consistorio del municipio de l'Horta Nord, según confirmaron a Levante-EMV fuentes del equipo de gobierno.

El concejal Gerardo Isidro Vivó de 42 años no había dimitido hasta ahora desde que el pasado 6 de marzo este periódico adelantó su implicación en una presunta violación a una joven.

Cabe recordar que el Juzgado de Instrucción número 16 de València procesó el pasado 25 de febrero al concejal por un delito de violación recogido en el artículo 179 del Código Penal y fijó una fianza de 6.000 euros en concepto de responsabilidad pecuniaria tras más de seis meses de instrucción judicial y cuando la jueza encontró «indicios criminales de racionalidad» tras escuchar el testimonio de la chica. Todas las versiones aportadas tanto por el acusado como por la chica y los dos testigos coinciden salvo en los abusos, que niega haber cometido el ya ex concejal. La dirección del PSPV-PSOE expulsó «de forma inmediata» al edil del municipio. Sin embargo, la formación a nivel local no se ha pronunciado en torno al caso.

Los hechos ocurrieron el pasado 31 de agosto cuando el procesado, la víctima y unos amigos fueron a cenar a un restaurante en València y después a un local nocturno. La chica declaró que solo bebió dos copas y, tras ingerir la segunda-ofrecida por el acusado-comenzó «a sentirse mareada, con pérdida del control sobre su voluntad» y anunció que se iba a casa. El procesado se ofreció a llevarla a su domicilio y durante el trayecto testifica que perdió varias veces la consciencia, pero notó cómo él le tocaba presuntamente los pechos y le introducía los dedos en su sexo en varias ocasiones, sin ella ser capaz de moverse. Al día siguiente la joven presentó la denuncia. El procesado niega los abusos rotundamente.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats