22 de marzo de 2019
22.03.2019
Medio Ambiente

El proyecto de continuidad del cauce del Túria se ensaya en Quart de Poblet

El Centro de Interpretación de la Naturaleza debate sobre el proyecto que conectaría el nuevo cauce del río con el mar. -Global Omnium y la Fundación Limne preparan un ensayo de dispersión de especies en Quart tras hallar restos de heces de Nutria

22.03.2019 | 13:36
El proyecto de continuidad del cauce del Túria se ensaya en Quart de Poblet
El proyecto de continuidad del cauce del Túria se ensaya en Quart de Poblet

El centro de Interpretación de Quart de Poblet ha sido testigo esta mañana de un encuentro entre representantes de diferentes administraciones públicas, Confederación Hidrográfica del Júcar, Global Omnium y la Fundación Limne-que trabaja para la recuperación de las riberas-para debatir sobre qué proyecto sería el más adecuado para regenerar el nuevo cauce del río Túria y conectarlo con el mar así como con el parque de l'Albufera.

La gerente de la Fundación Limne, Sales Tomás, ha explicado que el objetivo final es rehabilitar y revegetar el nuevo cauce del río Túria a su paso por los diferentes municipios del área metropolitana de València para conectarlo con el mar y con el parque de l'Albufera. Un proyecto ambicioso que, dice, costará tiempo, esfuerzo y alianzas entre diferentes instituciones.

Sin embargo, desde la organización medioambiental y la empresa Global Omnium van a comenzar a ensayar en los próximos meses cómo podría desarrollarse este proyecto en un punto del cauce en Quart de Poblet. Concretamente en el el azud del Repartiment, donde se ubica la infraestructura hidráulica que canaliza las aguas del Túria hacia las acequias de la huerta y donde acaba el río al quedar sin caudal. "Hace unos meses descubrimos indicios de restos de nutria y queremos hacer un pequeño proyecto para ver si favorece la dispersión de especies y si funciona bien lo interesante sería reproducir la práctica para conectar el cauce del río Túria con otros parques como el de l'Albufera así como con el mar, devolviéndolo a su curso natural".

Una jornada de debate y lluvia de ideas
En la jornada celebrada en el Centro de Interpretación de la Natura de Quart de Poblet, han estado presentes Juan Jimenez, Jefe del Servicio de Vida Silvestre de la Consellería Medio Ambiente; Pepe Sierra, periodista medioambiental; Juan Medina, concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Quart de Poblet, representantes de Global Omnium; José Domingo Martínez, representante de proyectos europeos e innovadores de la Diputació de València así como técnicos de la empresa pública de Mislata Nemasa.

La gerente de la fundación, Sales Tomás, ha introducido la jornada animando a las personas presentes a definir el proyecto global de conexión del río Túria hasta su desembocadura en su nuevo cauce a través de tres cuestiones que se han ido respondiendo durante la mañana.

A la primera pregunta "¿Qué río Túria queremos?", la conclusión general ha sido el deseo de un río ambiental que conecte el río con el mar y favorezca la dispersión de especies. Un espacio que sea un pulmón verde y fomente el ocio medioambiental; un cauce seguro que minimice los riesgos de inundación y otorgue seguridad a la población, accesible y de uso público. Además, también hay ambición de que el nuevo cauce sea generador de movilidad y, tal como ha explicado un participante, "deje de ser una barrera entre territorios y se convierta en un eje de conexión y vertebración que mejore la movilidad sostenible". Para los presentes, es de vital importancia una colaboración entre instituciones y llegar a consensos para hacer efectivos proyectos conjuntos. En este sentido, el nuevo cauce del río Túria debería ser, además, parte del Anillo Verde de València y "la conexión entre el mar y el río".

Sin embargo, los deseos planteados tienen todos limitaciones. ¿Cuáles son esas limitaciones? Las conclusiones extraídas del encuentro han definido el canal como uno que precisa de evacuación de aguas, en el que habría que crear un plan de emergencia. Las limitaciones con las que cuenta son, tal como han expuesto representantes de la Diputació de València, Conselleria de Medio Ambiente, consistorios de Quart y Mislata y Global Omnium, un elevado coste de actuación, la necesidad de un consenso participativo para definir alcance y objetivos, la falta de agua y la dificultad de consenso político. A todo eso, han sumado que el cauce, que es una zona inundable, ha tener controlada su capacidad y cantidad de caudal sin disminuir la capacidad hidráulica.

Por último, el centro de interpretación de Quart ha abordado cómo allanar estas dificultades y limitaciones. Algo que ha generado un debate interno entre los participantes.
Según Juan Jiménez, Jefe del Servicio de Vida Silvestre de la Conselleria Medio Ambiente, " Lo primero son las conexiones de las personas y el medio. Hay que engancharlo con el parque del Túria y el parque de la albufera con dos ejes: longitudinal y trasversal. Hay que evitar que el cauce siga siendo una muralla como es ahora y fortalecer alianzas y la primera, con el proyecto de la ciudad de València.

Por su parte, José Miguel Gandía, director de zona de Global Omnium ha apuntado que no hay que olvidar el factor identitario al que nos une el cauce del río Túria: "El origen de todos nosotros es el Túria y nosotros queremos recuperar ese río. Si no hubiera estado el río, València no hubiera estado aquí. Es la esencia de esta zona que se perdió hace unos años y ahora queremos recuperar. Hay que empezar ya".

Asimismo, Juan Medina, Concejal de Medio Ambiente de Quart, se ha sumado a este planteamiento y ha apuntado que en una primera fase es necesario enseñar a la gente lo que hay en la zona del nuevo cauce. "Es un impacto visual que la ciudadanía vea físicamente el espacio en el que el río se acaba y hay posibilidad de darle continuidad". "Esto puede crear una corriente de opinión a favor del cuidado", ha añadido Pepe Sierra, periodista medioambiental.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook