04 de abril de 2019
04.04.2019
Transporte

La Plataforma muestra su «gran decepción» y los consistorios insisten en que se ajusten los precios

Las entidades vecinales creen que se han desatendido sus principales peticiones como la frecuencia de 12 minutos

04.04.2019 | 19:42

El servicio València Metropolitana Oeste, que ha sido largamente reivindicado con numerosas acciones y movilizaciones, despertó ayer opiniones diversas e incluso encontradas a raíz de conocer los detalles consistorios y asociaciones de vecinos. La Plataforma Pel Transport Públic de l'Horta Sud, a través de su presidente José Luis Sanz, mostró su «gran decepción» por haber tenido que esperar cuatro años para obtener «un contrato en el que se produce alguna mejora pero que es esencialmente igual al que ya redactó el Partido Popular».

De este modo, Sanz critica que, si bien se han atendido algunas propuestas, las alegaciones esenciales se han rechazado. «Pedíamos que se asegurara una frecuencia de 12 minutos en cada línea y eso no se ha aceptado, cuando es básico para mejorar el servicio», insiste Sanz además de señalar que el sistema de regulación para que no se acumulen buses de las distintas líneas «no cambia sino que seguirá siendo en la cabecera y se ha demostrado con los años que es un desastre». Tampoco se ha considerado su petición para que los conductores no sean cobradores «por la pérdida de tiempo que supone» ni la de la modernización en las marquesinas para que haya paneles que indiquen los horarios. Se ha denegado asimismo el servicio que pidieron a los polígonos industriales y también la ampliación del horario por la noche entre semana «porque hay mucha gente que trabaja y lo necesita».

Otro punto que no recoge el contrato porque no es de su competencia es el de las tarifas. La Plataforma insiste en la necesidad de habilitar un sistema de bonos que equipare a estos pueblos con los que tienen metro.

En estos últimos puntos (polígonos, marquesinas y tarifas) las entidades vecinales coinciden con los alcaldes de Aldaia, Guillermo Luján, y Xirivella, Ricard Barberà, y la alcaldesa de Alaquàs, Elvira García. Los mandatarios aplauden el esfuerzo del consell por regular todo el «caos» de transporte metropolitano que encontraron sin tener financiación del Estado y también que vaya a haber nuevos autobuses y mayores frecuencias «dada la precariedad de la que partíamos». No obstante, insisten en que la clave son las tarifas y en que no se pueden desatender temas como la conexión a núcleos industriales o la modernización de marquesinas.

Por otro lado, la alcaldesa de Paiporta, Isabel Martín, a la que afectan los dos contratos, elogió la nueva conexión que tendrá con Albal (y de ahí al resto) y el servicio nocturno de autobús Torrent-Picanya-Paiporta-València

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook