Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Memoria histórica

Paterna pide al Gobierno entrar en el plan de choque de apertura de fosas

El Consell ha avalado la petición ante el ejecutivo por ser un recinto con 70 enterramientos comunes

Excavación de una de las fosas comunes de Paterna. laksdjlkadjad

El Ayuntamiento de Paterna ha pedido ayuda al Estado para culminar el proceso de exhumaciones de las fosas comunes donde yacen las víctimas represaliadas del franquismo, de forma complementaria a las ayudas que tiene en marcha actualmente la Diputació de València y las líneas de la Generalitat Valenciana.

Aprovechando el anuncio del plan de choque que lanzó el Gobierno de España para financiar exhumaciones, el consistorio de l'Horta Nord ha dirigido una carta a la Conselleria de Justicia, con competencias en el área de Reformas Democráticas, en la que pide el respaldo de la institución ante Madrid para lograr las ayudas.

El escrito lo firma el concejal de Participación Ciudadana Julio Fernández y en él se detalla que Paterna fue uno de los lugares del territorio estatal donde se produjeron más fusilamientos (más de 2.300), que se ejecutaban en el 'terrer', conocido actualmente como el «Paredón de España» y cuyas víctimas eran depositadas en fosas comunes del cementerio.

De hecho, en el camposanto hay localizadas 70 de esas fosas, de las que se han exhumado 12 (y una 13ª está ahora en proceso), entre estos enterramientos y nichos, «y se han recuperado más de 300 cuerpos» de personas enterradas allí. La primera exhumación se produjo en el año 2005 y fue la del maqui el Manco de la Pesquera (en cuyo nicho vacío aún se depositan flores), cuyos restos fueron trasladados a su municipio.

Posteriormente, la Ley de la Memoria, aprobada por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero abrió el camino a otras, como la apertura parcial de la fosa 126 en el año 2012 en la que solo se intervino en la saca que estaba en la superficie porque allí se localizó el cuerpo de José Celda., cuya causa impulsó su hija.

No obstante, el grueso de fosas se han abierto en estos cuatro años de mandato a través de las ayudas de la Diputació de València a las familias de las víctimas «sobre las que recae la contratación del proyecto». La más significativa fue la fosa 113, que se convirtió en un símbolo de lucha por los derechos de las familias de las personas represaliadas.

«Paterna debería estar»

Fernández indica en su carta que en Paterna descansan los restos de personas fusiladas por el franquismo de toda España por lo que su exhumación y dignificación «debería ser una responsabilidad de las instituciones públicas con una política de intervención y reparación». Por todas estas causas, Julio Fernández considera que «el cementerio de Paterna debería estar considerado en ese plan» de choque «para exhumar fosas comunes de víctimas de la represión franquista».

Compartir el artículo

stats