Carles Fontestad, hasta ahora alcalde de Compromís de Massalfassar, decidió a principios de abril, a escaso mes y medio de los comicios municipales desvincularse de la formación valencianista y concurrir a las elecciones encabezando otra formación: Demòcrates Valencians. Los desencuentros del entonces alcalde acontecidos durante la legislatura con el partido en el que llevaba militando cerca de 40 años le hicieron «sentir dolido» -tal como explicó en su día a este periódico- y le llevaron a formar su propia lista a mes y medio de las elecciones. Una candidatura que se ha quedado muy lejos de salir reforzada. Con solo 94 votos, Fontestad ha pasado de ser primer edil a no tener representación.

En este sentido, el afectado valoraba ayer que «hemos hecho una campaña en mes y medio mientras yo seguía cumpliendo mis obligaciones como alcalde». Esta situación, dice, «me ha limitado el poder hacer una campaña mejor». A pesar de que, apunta, «he hecho una gestión buena, no se ha visto reflejado en las urnas». Con todo, afirma que «la política es así y concurrir con un partido nuevo siempre es arriesgado». Ahora, tras quedarse fuera de la representación pública, Fontestad dice que «seguiremos trabajando por el pueblo pero de otra manera».

Otros conflictos

En l'Horta Sud, Toni Milla, concejal de Ciudadanos Alfafar se presentó por Ciudadanos Independientes-Contigo, tras ser eliminado de las listas y darse de baja del partido tanto él como una treintena de afiliados, además de renunciar a su acta de concejal en el ayuntamiento. Tras la elecciones, la formación en la que concurrió Milla ha obtenido 59 votos, siendo la lista menos votada del municipio de Alfafar.

En Silla, Armando Peris, excoordinador de Ciudadanos València se presentó con el partido que creó, «Silla Ciudadana», con el que obtuvo 407 votos, más que la marca blanca de Podem «Silla en democracia» que era miembro del gobierno cuatripartito durante esta legislatura.

Por otra parte, en Alaquàs, Vicent Lladró, edil de Canviem Alaquàs, la marca de Podem en 2015, decidió por discrepancias desvincularse de la formación morada y crear una agrupación de electores por su cuenta, «Ara Alaquàs». Una propuesta que no ha conseguido tener representación en el pleno aunque ha sumado, en total, 265 votos. El 1,93% de los apoyos.