13 de junio de 2019
13.06.2019
L'Horta Sud

Veterinarios avisan sobre un brote de tos canina en Albal y recomiendan vacunas

La protectora local tiene constancia de uos 15 casos y pide que se facilite información a los dueños de canes

13.06.2019 | 12:47
Imagen del parque canino de la Balaguera de Albal.

La llamada "tos de las perreras", una enfermedad que afecta a los canes y que se propaga de forma rápida, sin ser mortal ni tener ninguna afección sobre la población humana, ha generado alerta entre las familias de Albal que tienen estos animales, a raíz de detectarse entre 10 y 15 casos en los últimos días. El síntona principal es una tos seca del perro que puede llegar a expulsar algún fluido de la garganta por la sequedad que se le produce.

Cerca de 40 familias propietarias de animales que se conocen por frecuentar espacios como el parque canino de la Balaguera han comenzado a organizarse y a intercambiar información para tramitar ante el consistorio una queja con petición de que actúen e informen. De forma paralela, han consultado a los veterinarios sobre cómo ha de actuarse. También los casos han llegado a la protectora local "Todo por ello-Hogar Felino", donde se están recogiendo informes veterinarios de los distintos casos y donde se tiene constancia de unos 15.

Beatriz Quintero, responsable de una de las principales clínicas veterinarias de Albal, que en pocos días ha diagnosticado a cuatro canes y tiene otras tantas consultas pendientes, indica que esta enfermedad es de muy fácil propagación, siempre de animal a animal, por la saliva o por las secreciones de la tos. La experta aclara que nunca el virus queda depositado en un recinto como es el parque canino y desde allí se contagia.

Quintero indica también que esta enfermedad no es mortal para el animal aunque puede provocarle síntomas diversos muy molestos, y además ataca especialmente a cachorros y a adultos "porque tienen el sistema inmunitario más débil". Respecto a las medidas que hay que adoptar, la principal es la prevención "con la vacunación anual" que ella recomienda porque no es obligatoria actualmente.

Y cuando la enfermedad ya se ha desarrollado en el can, considera que hay que acudir a la consulta para que el o la profesional valore el estado en el que está el animal, el punto de la enfermedad y otris factores para medicarle. "También hay ensayosclínicos en los que se ha utilizado la vacuna en ciertos casos para tratar el problema con éxito pero lo estamos estudiando", indica Quintero.

Sobre la situación de Albal, la experta considera que lo principal, en este momento, es que las personas que tienen canes "no frecuenten en los próximos días los puntos de mayor afluencia de estos animales pero por el rápido contagio, no porque el sitio vaya a ser el foco de la infección". Con todo, indica que mejorar la limpieza de esos puntos por parte del consistorio "siempres será bueno pero no es definitivo en el caso". Además, recomienda a las familias que observen a sus animales por si tienen los síntonas (principalmente una tos seca) y, en ese caso, que acudan a sus clínicas veterinarias correspondientes.

No obstante, la propia Quintero reconoce que esta enfermedad "es estacional" y se produce habitualmente en la entrada del verano y la entrada del otoño, porque los cambios de temperatura influyen. En ejercicios anteriores se dieron casos en Albal también, según indica, en cifras similares a las registradas hasta la fecha. "Pero hay que actuar para que no vaya a más el problema", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook