24 de julio de 2019
24.07.2019

Caen las reservas de alquiler y la afluencia a los locales

La mala imagen y recuerdo que se han podido llevar los turistas por el cierre de playas preocupa a los empresarios

23.07.2019 | 20:23
Caen las reservas de alquiler y la afluencia a los locales

Las playas que permanecieron cerradas tras detectar en un análisis «niveles elevados de parámetros microbiológicos» en el agua, se encuentren en buen estado y los bañistas pueden disfrutar de ellas sin ninguna peocupación. No obstante, los turistas, al no conocer cuál es el estado actual del mar, optan por cambiar su destino vacacional y los hosteleros e inmobiliarias de Alboraia padecen estas decisiones.

«Todos los días llaman para preguntarme sobre el aspecto de la playa, tanto gente de España como a nivel internacional», cuenta un empresario. «Se acercan al restaurante a preguntarnos si se pueden meter al mar», añade un hostelero.

«Esta alarma social ha generado una gran mancha en nuestra playa y hay que cogerse todos de la mano para solucionar estos problemas de facturación, cancelación de reservas y poca afluencia de gente en la playa», propone otro de los afectados. Lo que más preocupa a estos trabajadores es la situación con la que contarán al año que viene en la que esperan haber saneado la imagen con una marca conjunta para no tener los mismos problemas de facturación y de reserva que están teniendo este año y que va a ser difícil remontar en lo que queda de temporada.

Uno de los representantes del sector inmobiliario explicó que se anularon muchas de las reservas para los apartamentos en la costa tras el cierre y que, en determinadas áreas, «la ocupación está al 50% respecto al año pasado». «Por suerte, algunas de las reservas pudieron recuperarse con personas que se interesaron», matizó.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Hosteleros de la playa de las Arenas de València, José Miguel Bielsa, dueño a su vez del hotel Neptuno, explicó ayer que de la playa de la Malva-rosa ha tenido consecuencias negativas no solo por la cancelación de las reservas, también por la mala imagen y el recuerdo que se han podido llevar los turistas. Los hosteleros del paseo de Neptuno aseguran que en los días que se tuvo que izar la bandera roja se cancelaron un 10% de las reservas. En los alojamientos hoteleros de la playa también se han registrado un 5% de cancelaciones. «Las anulaciones no son para alarmase porque la demanda es alta y enseguida se cubren, lo peor es la mala imagen que estamos dando». Para Bielsa, «el problema es que no se ha hecho una campaña de promoción en positivo para recuperar la confianza de los usurios». Puntualiza que los propios vecinos también desconfían. «Esto hay que contrarrestarlo, porque el daño puede ir a más». Bielsa además reclama que se pongan soluciones a medio plazo a los vertidos. «Si esto pasa en julio, pasará también en enero». «Debe haber un seguimiento y mediciones de la calidad del agua todo el año para ver dónde está el origen de los vertidos y atajarlo».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook