Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

Torrent oficializará la compra del palacete de Cortina en otoño por 387.000 euros

El consistorio llegó a un acuerdo con los propietarios antes de llevar a pleno la operación para adquirir el inmueble de 1918

Palacete de Cortina en Torrent

El Ayuntamiento de Torrent formalizará la compra del chalet Giner-Cortina en otoño por un importe de 387.000 euros. Este es el preacuerdo al que llegó con la propiedad de este palacete antes del pleno de agosto en el que la corporación acordó adquirirlo, dentro del segundo paquete de inversiones con cargo al superávit del ejercicio 2018.

El chalet, diseñado en 1918 por el arquitecto Cortina como casa de veraneo de su hermana (estuvo en manos de la familia hasta los años 80 del siglo XX), está protegido como Bien de Relevancia Local desde el año 2009, a raíz de un proceso de movilización que lideró el arquitecto técnico, investigador y master en Patrimonio, Tomás Roselló. No obstante, el inmueble está al borde del colapso tras décadas de abandono por parte de la propiedad y falta de vigilancia de las instituciones, en las que sufrió expolios e incendios.

De hecho, tras su protección, el Ayuntamiento de Torrent, entonces en manos del Partido Popular, emitió una severa orden de ejecución que instaba a los dueños a poner medidas para evitar que se hundiera y a encargar el proyecto de restauración. Pero un largo proceso administrativo y judicial acabó dando la razón a la propiedad porque el consistorio cometió un error formal en el expediente.

Por ello, en el pasado mandato, ya con gobierno del PSPV, se reinició todo el proceso y el consistorio encargó un informe externo que determinara y cuantificara las medidas de urgencia, así como las actuaciones para restaurarlo. También ordenó a los dueños intervenir en el muro perimetral, de gran valor, porque estaba afectado por grandes grietas y podía desplomarse, unas obras que sí se realizaron. Y el último paso que se había dado era iniciar la declaración de ruina como otro paso para poder actuar. Este herramienta de la ley se puede adoptar cuando el coste de las obras para devolver la estabilidad, seguridad, estanqueidad y consolidación estructurales del edificio, de forma que se restauran las condiciones mínimas que permiten su uso efectivo, suponen un más del 50% del valor de una construcción de nueva planta con similares características y superficie útil.

Pero finalmente, el ayuntamiento se encontró con cerca de siete millones de euros para inversiones, procedentes de los superávits, y el gobierno local decidió emplear una parte en la adquisición de patrimonio. En ese contexto, Compromís per Torrent propuso la compra y restauración del chalet. El pleno de agosto aprobó la primera operación por 387.000 euros aunque la rehabilitación vendrá con fondos propios.

Según explica la concejala de Urbanismo, Inma Amat, el expediente de declaración de ruina estaba paralizado a expensas de la negociación con la propiedad, pero una vez se adquiera, se seguirá adelante porque los informes técnicos lo avalan, y se comunicará a la Conselleria de Cultura. También se paralizan los informes para contestar a las alegaciones planteadas por los dueños a la orden de ejecución dado que, a partir de la escritura, será el consistorio el que deba asumir la intervención más inmediata, el Proyecto de Ejecución de Medidas Urgentes, que asciende a 132.681 euros. «Ahora queda rehabilitar el edificio pero lo más importante es que ahora depende del ayuntamiento y no de terceros», indica Amat. Se abre el debate sobre cual será el uso futuro, una tarea para la que hace años el Consell Valencià de Cultura se ofreció a asesorar al ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats