Un hombre resultó herido grave por quemaduras el pasado domingo por la noche en Rocafort, durante la tradicional Duta de Santa Bárbara. La víctima fue ingresada en la unidad de Quemados del hospital la Fe. Según su familia, se encuentra bien y ayer fue dado de alta.

El suceso se produjo el domingo por la noche. La cofradía de Santa Bárbara es la encargada de realizar la tradicional Duta, que consiste en el traslado de la imagen acompañada del lanzamiento de cohetes. Anteriormente cuando había clavarios, el recorrido distaba desde la iglesia hasta el domicilio del clavario mayor. Como desde hace años no hay clavaría, la cofradía realiza un pequeño recorrido por las calles más céntricas de Rocafort.

El accidente se registró cuando la imagen de Santa Bárbara, patrona de las tormentas y de todos los oficios relacionados con explosivos y artefactos de pirotecnia, hizo el giro desde la calle Toledo hasta la plaza de San Sebastiàn. En este momento, una llamarada de un cohete incendió la caja de madera que portaba uno de los cofrades. La deflagración provocó por un lado, quemaduras graves en brazos y piernas al único hombre que resultó herido. Por otra parte, los portadores de la imagen, asustados por la bola de fuego, soltaron el anda. La imagen de la santa, que data de 1941, sufrió la fractura limpia de uno de los brazos, y una de las barras del anda se partió. De hecho, uno de los cofrades trató de proteger a la mare de déu para que no se quemara. La procesión acabó en el final del recorrido, tal como estaba previsto.

Desde la cofradía califican el hecho de «desgraciado accidente» y defienden que «en este tipo de actos con fuego, son cosas que pueden pasar». En este sentido, resaltan que «afortunadamente solo ha resultado herido Juan, dado que en el lugar donde ocurrió había una buena presencia de público». El colectivo indica que los participantes cuentan con el carnet de tirador y que todo «estaba bajo control». Además, resaltan que miembros de la cofradía participan en las despertaes de fallas o en los actos con pólvora de moros y cristianos por su preparación y tener el CRE (Consumidor Reconocido como Experto), con el objetivo «de garantizar la seguridad y que las tradiciones no se pierdan». Por ello, insisten en que «ha sido un accidente» y «por suerte Juan se recupera bien, que es lo más importante». La cofradía explica que el seguro de responsabilidad correrá con los posibles gastos.