16 de septiembre de 2019
16.09.2019
Política

La Mancomunitat elige a Eva Sanz como presidenta por un voto de diferencia con Guillermo Luján

La alcaldesa de Benetússer se enfrenta al de Aldaia, ambos socialistas, tras horas de reunión previa en la que no hubo acuerdo

16.09.2019 | 22:07
La Mancomunitat elige a Eva Sanz como presidenta por un voto de diferencia con Guillermo Luján

El Partido Socialista es como el Vesubio. Histórico y de larga trayectoria. Pero como el monte, también tiende a entrar en erupción en determinados momentos a nivel interno. Y la comarca de l'Horta Sud no vive ajena a los movimientos del magma, a tenor de los acontecimientos de los últimos siete días con motivo de la elección de la presidencia de la Mancomunitat.

El pleno de la Mancomunitat eligió este lunes a Eva Sanz, alcaldesa de Benetússer, como presidenta de la entidad por tan solo un voto. Su contrincante no era de PP o de Compromís. Era Guillermo Luján, alcalde de Aldaia y socialista. Como Eva. La insólita imagen –histórica para los más viejos del lugar– de ver enfrentados en la votación por la presidencia de una corporación a dos dirigentes del mismo partido fue el epílogo a un día frenético de llamadas y reuniones.

El último cónclave se celebró en la propia sede de la Mancomunitat, en Torrent. Alrededor de la mesa, los 27 alcaldes y concejales socialistas de l'Horta Sud elegidos como vocales de la entidad supramunicipal. En un tenso encuentro, los partidarios de Eva Sanz plantearon votar allí mismo por ambos candidatos y el ganador sería reslpadado por todos en el pleno de constitución. Los afines a Campos y los Ciscaristas se negaron. Desde la ejecutiva, que aprobó el sábado en una resolución de manera mayoritaria que el candidato fuera Guillermo Luján, advirtieron que se debía acatar la voz de la ejecutiva y si no, se sentaba un precedente y se iría en contra de la estructura del partido. Nadie cedió.

Pasadas las 20.20 horas, veinte minutos después de la hora fijada, comenzaba la constitución de la Mancomunitat. Después de jurar el cargo, el presidente de la mesa –Josep Almenar, alcalde de Picanya, por ser el de más edad– pidió candidatos. Alzaron la mano, Sanz, Luján y Paqui Llopis, alcaldesa del PP de Llocnou.

En la primera votación, Llopis obtuvo los seis votos populares. Mientras que Sanz aventajó por uno (14-13) a Luján, con la abstención de los vocales de Compromís y Podemos. Al no lograr nadie la mayoría, se repitió la votación entre los dos más votados. El resultado fue el mismo. Sanz cosechó el apoyo de alcaldes (6) y vocales de Alcàsser, Benetússer, Mislata, Paiporta, Catarroja, Quart de Poblet, Silla, y Sedaví. Mientras que los primeros ediles (7) y los vocales de Alaquàs, Albal, Aldaia, Picassent, Picanya, Torrent y Xirivella respaldaron a Luján.

Tras proclamar a Sanz presidenta, el alcalde de Aldaia fue el primero en felicitarla. La dirigente de Benetússer agredició el apoyo a los que la habían votado y anunció que trabajará «las próximas semanas para conseguirlo de los que no lo han hecho». Visiblemente nerviosa y emocionada, Sanz explicó que están ante una legislatura «importante» donde es «necesario estar unidos y trabajar por un proyecto que se llama comarca, pero que al final afecta a nuestros pueblos en el día a día» y por ello, «tenemos que ser capaces de encontrar solución a los problemas de manera mancomunada».

Lo que ha dejado claro es que el proceso de elección de Eva Sanz, avanzado en su día por este diario, ha dejado el partido socialista de la comarca fracturado en dos partes, entre el sector 3.0 y la corriente que encabeza el alcalde de Mislata Carlos Fernánzdez Bielsa y la otra facción en la que se encuentran buena parte de la ejecutiva comarcal que encabeza Andrés Campos –concejal de Torrent y diputado provincial– y los ciscaristas de Aldaia, Picanya y demás. De hecho, al finalizar la asamblea, palabras como «vergüenza» o «desagradable», se escuchaban en las diferentes corrientes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook