09 de octubre de 2019
09.10.2019
l'Albufera

Descenso de ingresos en la subasta de cotos de caza de Silla

El ayuntamiento apenas recauda este año 100.300 euros, un 14% menos que en 2018

09.10.2019 | 13:49
Descenso de ingresos en la subasta de cotos de caza de Silla

Silla ha celebrado esta mañana la tradicional subasta de vedats para la caza de aves en l'Albufera. La recaudación final ha ascendido a 100.300 euros, un 14,13% menos que el pasado curso. La campaña comenzará el 30 de noviembre y se prolongará a lo largo de ocho semanas.

Como manda la tradición, el Nou d'Octubre en Silla es el día de la subasta de los cotos de caza en l'Albufera, también conocidos como vedats. Después del esmorssaret y el carajillo, los asistentes, menos de un centenar, van tomando asiento para la subasta. En total, 18 puestos para cazar. Los cazadores ya admitían antes del comienzo que la cosa no pintaba bien y que iría peor que el año pasado. No se equivocaron.

Micro en mano, el subastador ha ido cantando cada coto. Hay cazadores que van a tiro hecho. Les gusta un vedat y pujan de manera decidida por él. En cambio, hay otros que se ajustan más al bolsillo y van jugando con el tempo de la subasta. Al final, como casi todo, es cuestión de dinero.

Pese a que las caras son las misma cada año, el sigilo y el disimulo en la puja es contante. El encargado de dirigirla, ojo avizador, mira a derecha e izquierda y va anunciado la suma. "Cien", "quientos más", "lo tengo vendido"... y así hasta que nadie pone más pasta. "Adjudicado" proclama, acompañado del golpe de timbre que ejecuta el alcalde, Vicente Zaragozá, presente en el acto.

Hora y media después, se habían subastado todos los vedats. La recaudación apenas supera los 100.000 euros, manteniendo el declive de los últimos años: 116.802 euros en 2018 y 124.424 euros en 2017. De los 18 cotos subastados, solo tres (el 4, el 13 y las empavesadas) han conseguido superar las cifras del pasado ejercicio.

El dinero que ingresa el Ayuntamiento de Silla en la subasta, sirve para cubrir la mano de obra municipal por el acondicionamiento de los vedats (llenado de agua y montaje) y para rehabilitar los daños ocasionados por el paso de los cazadores en caminos y demás. Solo en los salarios de media docena de empleados, el coste asciende a 70.000 euros.

El primer día de tirada será el sábado 30 de noviembre y el último el 18 de enero. La campaña de este año se ha retrasado debido al calendario de la siega y la quema de la paja del arroz, ya que hay que limpiar los vedats y llenarlos de agua, además de adaptarlos para la caza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook