12 de octubre de 2019
12.10.2019
12 de octubre

El alcalde de Albal exige que se abra el cuartel de la Guardia Civil que construyó hace 10 años

El mandatario recuerda que existió un compromiso de la dirección central de la institución pero el edificio sigue cerrado -El jefe de Paiporta acude a Albal aunque no invita al gobierno local de esta población

12.10.2019 | 18:34
El alcalde de Albal exige que se abra el cuartel de la Guardia Civil que construyó hace 10 años

El Ayuntamiento de Albal construyó en el año 2009 un cuartel de la Guardia Civil con recursos municipales para que el Gobierno desdoblara el que existe en Alfafar (al que pertenece la población), y ampliara la dotación de toda el área de esa comandancia. No obstante, diez años después, el edificio sigue cerrado y desocupado.

Así lo ha recordado este sábado el alcalde socialista de Albal, Ramón Marí, durante la celebración del día de la Guardia Civil en el área del cuartel de Alfafar-Catarroja, que este año ha acogido su población. En su discurso en calidad de anfitrión, el mandatario ha detallado que el edificio que construyó el ayuntamiento tiene "capacidad para 30 agentes". Se habilitó "con el compromiso de la Dirección de Madrid de ponerlo en marcha pero "sigue vacío", ha insistido el alcalde.

"Vamos a seguir luchando por él. Se hizo pensando en la seguridad ciudadana y en que su funcionamiento emplearía a miembros de vuestra Institución. Tiene que hacerse realidad", ha advertido en la parte final de su intervención.

Ramón Marí también ha felicitado al teniente Óscar Arenas, que en unos días cumplirá un año al frente del Puesto de la Guardia Civil de Alfafar-Catarroja. "Quiero agradecerle su sensibilidad y eficacia con nuestro municipio cada vez que les hemos requerido. La actuación más reciente ha sido durante nuestras fiestas patronales donde han dado buena muestra de profesionalidad y colaboración con nuestra Policía Local resolviendo la reyerta donde participaron más de un centenar de personas", ha recordado el alcalde.

En aquella velada, las unidades de la Guardia Civil fueron vitales para sofocar la pelea masiva, similar a la que ya se había producido dñias antes en Picanya y que después tuvo lugar, en dos noches distintas, en Aldaia.

"Estamos poniendo en valor del ADN de vuestra institución pero entendemos que debe darse un compromiso, una recompensa, por parte de la sociedad a través del Gobierno. Que el agradecimiento hacia la Guardia Civil no quede solo en elogios sino que se dé una correlación real y efectiva entre vuestra profesionalidad y vuestras remuneraciones salariales. El trabajo de la Guardia Civil en defensa de nuestras libertades, tras 175 años de historia, merece la equiparación salarial con el resto de cuerpos de Seguridad del Estado, que exigís hace años y que, poco a poco, vais consiguiendo. Es de justicia", ha dicho Ramón Marí.

Polémica en Paiporta

El municipio de Albal ha acogido la fiesta del área del puesto de Alfafar-Catarroja, ya que se realiza de forma rotativa, y a la celebración se ha sumado el jefe del cuartel de Paiporta, única población en toda la comarca que no ha tenido celebración del día de la Guardia Civil, como ayer adelantó Levante-EMV. Tanto en Aldaia como en Picassent, entre otros pueblos, sí que ha habido conmemoración en los cuarteles.

Hasta Albal se han desplazado alcaldes, alcaldesas y ediles de la mayoría de municipios del área de Alfafar-Catarroja. También ha estado presente el alcalde de Picanya, Josep Almenar (PSPV), y el líder de la oposición de Paiporta, Vicente Ibor (PP), pero la Guardia Civil no ha invitado ni a la alcaldesa de Paiporta, Isabel Martín (Compromís), ni al edil de Seguridad Ciudadana, Vicent Ciscar (PSPV).

Según fuentes de la dirección de la Guardia Civil, la decisión de no celebrar la fiesta corresponde al responsable de la comandancia, ya que cada cuartel funciona de manera autónoma en los actos de la jornada del 12 de octubre. La ausencia de la fiesta se produce meses después de que la Guardia Civil iniciara una investigación interna sobre el jefe del cuartel de Paiporta por presunto acoso laboral, que le supuso un expediente y una suspensión temporal de funciones.

En los testimonios de ese expediente quedaron reflejados también presuntos comentarios machistas del jefe hacia la alcaldesa de Compromís, Isabel Martín. La mandataria criticó en su día los hechos y su grupo llevó una moción al pleno que vetaron PP y PSOE con sus votos. Isabel Martín no llevó el asunto nunca a los tribunales, como ayer publicó por error Levante-EMV.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook