26 de noviembre de 2019
26.11.2019
Maltrato animal

Rescatan a cinco gatitos que alguien arrojó a un contenedor de vidrio en Picassent

Dos vecinos salvan a un par de cachorros recién nacidos y los bomberos cortan el depósito de reciclaje para liberar a los otros tres

26.11.2019 | 10:22
Vídeo: Consorcio Provincial de Bomberos

De una muerte segura, dolorosa y cruel. De eso han salvado dos vecinos de Picassent y los bomberos del Consorcio Provincial a cinco gatitos recién nacidos que alguien arrojó a un contenedor de vidrio en la localidad de Picassent, tal y como han señalado fuentes de esta entidad de emergencia.

Todo comenzó en la noche del domingo, cuando Gabriel y Cristina, vecinos de la localidad, aparcaron su coche. De repente, escucharon los maullidos desesperados de los mininos sin saber de dónde procedían. Cuando advirtieron que los quejidos procedían del contenedor de vidrio, donde había cinco cachorros, llamaron a los servicios de emergencia. "No entiendo cómo alguien pudo hacer eso. Si quería deshacerse de ellos, que los hubiera dejado en el descampado de al lado", cuenta Cristina, todavía nerviosa al recordarlo, a Levante-EMV.

Sin embargo, no obtuvieron ninguna respuesta satisfactoria: o bien no consideraban que la llamada fuera urgente o incluso les informaban de que, en caso de que intervinieran los bomberos, les tocaría sufragar a ellos de su bolsillo el gasto del rescate.

Pero nadie acudió a su llamada de auxilio, así que Gabriel y Cristina se las ingeniaron para conseguir sacar a dos de los gatos del contenedor con la pala de una paella sanos y salvos. De momento, la pareja ha seguido cuidando a los animales. "Queremos sacarlos adelante, luego tal vez los llevemos a una protectora", añade Cristina.

Los bomberos rescataron a los tres restantes

Ya en la mañana del lunes, efectivos del Consorcio de Bomberos de Valencia acudieron al lugar. Dada la cantidad de botellas y restos que había en el contenedor, no podían ver a los gatos ni sabían la cantidad de animales que había, por lo que tuvieron que ir retirando las botellas una a una con cuidado hasta que los localizaron.

El rescate de los animales, que exigió cortar el depósito de reciclaje con la ayuda de una sierra radial a fin de poder sacar a los pequeños de su interior, se produjo a mediodía en la calle Mossen Carbó de Picassent. En la actuación colaboraron agentes de la Policía Local.

Tras seccionar el contenedor de vidrio, los bomberos, procedentes del parque de Silla, lograron sacar con vida a los tres gatitos recién nacidos que, ahora, deberán encontrar un hogar.

Los gatitos, que aún llevaban el cordón umbilical, se encuentran en buen estado y, al parecer, se hizo cargo de ellos una protectora de animales. Mientras, se investiga el suceso para tratar de dar con el autor de un hecho que ha sorprendido a todos los vecinos por su crueldad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook