04 de diciembre de 2019
04.12.2019
Infraestructuras

Manises critica que la N-220 beneficia a Fuente del Jarro y al aeropuerto pero perjudica a sus vecinos

El alcalde reitera el rechazo al proyecto de desdoblamiento en un encuentro con Fomento y pide desviar el tráfico hacia otra zona

04.12.2019 | 19:20
Reunión entre ediles de Manises y técnicos de Fomento.

Los portavoces de los grupos políticos del Ayuntamiento de Manises se reunieron ayer con técnicos de la demarcación de carreteras del Ministerio de Fomento para debatir sobre el proyecto de desdoblamiento de la N-220. La obra, que se aprobó en abril del presente año y saldrá a licitación durante los próximos meses, no convence a los miembros del consistorio, ya que consideran que «incrementa la división actual y hace que haya el doble de tráfico, lo que produce que los atascos sean más grandes todavía».

El valor estimado del contrato supera los 70 millones de euros euros y la longitud del tramo es de 2,74 km en lo que se refiere a la duplicación de la carretera N-220 y de 3,13 km en el tercer carril en autovía V-30. También se ha redactado un proyecto de integración paisajista separado del de la obra civil para urbanizar la parte superior del túnel.

Durante el encuentro, José Vicente Pedrola y José Yuste han explicado las características técnicas del proyecto, que consiste en la duplicación de la calzada de la carretera N-220 en el tramo comprendido entre el enlace del aeropuerto y el enlace con la autovía V-30, así como la construcción de terceros carriles en la autovía V-30, en el entorno del enlace con la carretera N-220, dos en dirección Valencia y un tercero en la calzada derecha, en sentido autovía A-7.

Manises ya ha exigido en varias ocasiones paralizar el desdoblamiento ya que se están ignorando otras necesidades que tiene el municipio, como la construcción de una pasarela peatonal que conecte el núcleo urbano con el aeropuerto, una necesidad que las vecinas y vecinos llevan años reclamando. Este martes, una vez más, los representantes del equipo de gobierno y de la oposición han manifestado su rechazo al proyecto.

El alcalde de Manises, Jesús Borràs, manifestó que «la ampliación de la carretera N-220 supone más carga de vehículos transitando por el municipio, ya que se trata de un proyecto que ha sido pensado para el tránsito rodado de las grandes macro-infraestructuras como el aeropuerto y el polígono Fuente del Jarro pero que perjudica la vida diaria de las maniseras y maniseros». Además, Borràs añade que la «solución del tráfico pasa por desviarlo hacia otra zona».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook