30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Prevención

Más dolor que gloria en las cuevas de Paterna

Los vecinos las precintan e instan al consistorio a actuar en el entorno para evitar más hundimientos

Los residentes pretenden evitar el tránsito sobre sus viviendas para evitar nuevos daños.

Los residentes pretenden evitar el tránsito sobre sus viviendas para evitar nuevos daños. l-emv

Los residentes de las cuevas de Paterna han precintado parte del entorno de la Torrre declarada Bien de Interés Cultural, para tratar de evitar el tránsito peatonal sobre sobre sus viviendas con el objetivo de prevenir nuevos daños en sus casas. Con la acción, quieren manifestar su malestar por la situación de degradación de la zona, que padece más dolor que gloria tras el paso de Pedro Almodovar.

La asociaciación vecinal presentó la pasada semana un nuevo escrito ante el ayuntamiento, en el que revelaba que el propio consistorio les había asegurado que la parte superior de las cuevas, o sea el suelo que pisan vecinos y visitantes, es de propiedad municipal, «por tanto su responsabilidad y mantenimiento». Por este motivo, el presidente del colectivo Fernando Sanz ponía en conocimiento del consistorio que las cuevas de la Torre 103 y 104 «que se encuentran dentro de la ruta turística 'Dolor y Gloria', sufren filtraciones de agua después de las últimas lluvias».

El dirigente vecinal alerta de que «no hay suficiente pendiente en la parte superior, por lo que las aguas se mantienen en algunas zonas, produciendo filtraciones, que de ser continuadas, solo cabe esperar el reblandecimiento del suelo/techo de las cueva-vivienda, con el consiguiente hundimiento de la misma».

Ante tal situación, la asociación de vecinos Cuevas de la Torre piden que «actúen lo antes posible para evitar desgracias» y solicitan que se supendan las visitas de la ruta «Dolor y Gloria» en el entorno de sus viviendas.

Ayer, presentaron un nuevo escrito, comunicando al consistorio que han precintado todo el entorno de la Torre como precaución para evitar que se transite sobre sus viviendas y se agraven los problemas por filtraciones y humedades. «Hacemos constar que esta situación solo puede ir en aumento, dado el deterioro de la parte del suelo-techo de las cuevas», alerta Fernando Sanz.

El presidente de la asociación de vecinos asegura «no entender por qué se promueve este paso excesivo de gente sobre nuestras casas sabiendo los problemas que existen», ya que considera que «si a la excesiva humedad existente le sumas el paso de personas sobre el suelo-techo, el colapso puede producirse en cualquier momento y causar nuevos hundimientos», alerta.

Por ello, reclaman al consistorio que «no esperen a grandes proyectos y actúen en el día a día, ya que los problemas se solucionan cuando aparecen y con prontitud, pues de lo contrario, entre el deficiente mantenimiento, vandalismo y suciedad, estamos en franca decandencia». Además, anuncian que no cesarán en sus exigencias y afean que no han recibido contestación alguna a todos los escritos presentados. En este sentido, lamentan la falta de comunicación del consistorio mientras el alcalde presumía ayer en sus redes sociales de «nuestras cuevas bonitas» de la calle Presbítero Miguel Pérez.

Por su parte, fuentes municipales declinaron pronunciarse sobre este asunto.

Compartir el artículo

stats