"Pensat i fet", reza el modismo valenciano. Cuando le pidieron qué hacer durante las vacaciones de Semana Santa y Pascua -teniendo en cuenta el vigente estado de confinamiento domiciliario-, "un suspiro" es lo que tardó la delegación de Festejos de la falla Lauri Volpi en proponer lo que se ha convertido en el primer Concurso Virtual Culinario de Burjassot, y "quién sabe si también el primero en todo el mundo" por las características del mismo. Desde la comisión fallera aseguran que "son muchas las personas que han participado en las dos modalidades del certamen, Comidas y Postres, y en los dos encuentros celebrados".

El jurado, desde luego, lo tuvo verdaderamente "crudo" para valorar la gran variedad de menús presentados. De hecho, "no cató ninguno". En este concurso vía online "fue el sentido de la vista el que decidió los platos ganadores", aclararon a Levante-EMV desde la comisión. "Lo realmente importante de esta propuesta de ocio para amenizar la cuarentena, y de acuerdo con el lema solidario de la falla ["Dale color a la vida-Ara més que mai"], es la voluntad de salir adelante, todas y todos juntos, de la situación excepcional que se está viviendo estos días", explicaron.

El primero de los encuentros del Concurso Virtual Culinario tuvo lugar el Domingo de Ramos y el segundo el Viernes Santo. En este -coincidiendo con el precepto cristiano de no tomar carne como símbolo de purificación en días de vigilia, como lo es un Viernes Santo-, los platos presentados en la modalidad de Comidas destacaron por sus ingredientes cereales y marítimos. Manolo Ferrer ganó el primer premio por su paella de marisco; el segundo, por un potaje marinero, se lo adjudicó José Senís, y el tercero se lo llevó Esteban Blasco por su "arròs a banda".

En cuanto a la modalidad de Postres -"reino de frutas, verduras y dulces"-, Sonia Muñoz obtuvo la máxima distinción por su borrachito de piña; Raquel Vázquez, la segunda, por su torta de pasas y nueces, y Loli Blasco, la tercera, por sus rosquillas.

En lo que se refiere al encuentro del Domingo de Ramos, en la modalidad de Comidas la "fideuà" de Bea Catalá se clasificó la primera, el arroz con bogavante de Antonio Villena logró el segundo puesto y José Arocas, con sus muslitos de pollo con vino dulce, manzana y piñones, se colgó el bronce.

Por su parte, en la modalidad de Postres, las tartas de cumpleaños de Mari Carmen Gutiérrez y Enri Alegre valieron el primer y segundo premio, respectivamente, mientras que el pastel de zanahorias de Bea Blasco consiguió el tercero.

Con la adjudicación de premios, la idea de este certamen gastronómico "de excepción" no concluía. Ni mucho menos. De hecho, el casal del tenor italiano ha propuesto "recopilar para su publicación las recetas de los platos presentados al I Concurso Virtual Culinario", aunque todavía no está decidido el formato del documento que las contenga. Nueva actividad de Lauri Volpi a la vista.