Tras casi 3.000 llamadas realizadas o recibidas desde el inicio del estado de alarma, los Servicios Sociales de Xirivella dan por concluida la primera fase del operativo de localización y rastreo de personas en riesgo de aislamiento. Durante estos 40 días de confinamiento, el teléfono de atención para urgencias sociales ha funcionado las 24 horas del día de lunes a domingo. Del registro de datos acumulado se desprende que una de cada diez personas contactadas ha requerido algún tipo de ayuda: alimentos, medicamentos o asistencia domiciliaria. El 90% restante tenía sus necesidades cubiertas.

Tras ese primer barrido de la población mayor o con necesidades especiales, 85 personas han pasado al programa de asistencia domiciliaria periódica. "Lo que más nos está fascinando de esta inédita experiencia social es la gratitud que encontramos en cada casa", declara María José Murcia, jefa del Área de Servicios Sociales de Xirivella. "La rareza de la situación y la sensación de emergencia global une más que nunca al que da la ayuda y al que la recibe; está siendo un trabajo agotador, pero también gratificante", añade.

Los Servicios Sociales de Xirivella reciben casi un centenar de llamadas diarias durante las últimas semanas. Unos 70 casos han sido derivados hasta el momento al programa de alimentos de Cruz Roja, con quien colabora el Ayuntamiento. "Para poder atender todo ese flujo de llamadas han sido fundamentales las adhesiones voluntarias al servicio telefónico de otros funcionarios municipales", relata Roberto Romero, concejal de Bienestar Social. "Una veintena de trabajadoras y trabajadores cuyas funciones han quedado aplazadas se ofrecieron voluntariamente el primer día ante la avalancha de trabajo que se presumía en el área social; su gesto ha llevado confianza y tranquilidad a muchísimas personas necesitadas", incide el concejal. El teléfono 24 horas de los Servicios Sociales de Xirivella es el 96 383 02 79.