17 de junio de 2020
17.06.2020
Levante-emv

Silla finalizan la restauración del monumento al 'Llaurador'

El escultor Paco Prima no podrá ver la inauguración al fallecer durante la pandemia

17.06.2020 | 12:17
Silla finalizan la restauración del monumento al 'Llaurador'

La semana pasada, el alcalde de Silla Vicente Zaragozá, y el hijo del escultor Paco Prima visitaron el almacén municipal donde el equipo de restauración Noema ha realizado los trabajos de restauración del monumento al labrador, que volverá a ornamentar nuestro pueblo después de 25 años. Desgraciadamente, el creador de la obra Paco Prima, faltó durante la pandemia, concretamente el pasado 20 de abril, y no podrá ver acabada su obra y el nuevo emplazamiento. Un proyecto muy ilusionante para él, que se sentía muy orgulloso de que a pesar del paso del tiempo, la estatua del labrador fuera recordada con tanto aprecio por todas y todos los sillers.

El equipo técnico del Ayuntamiento de Silla ha perfilado los detalles de cómo será el acto de inauguración así como el homenaje y la exposición que se realizará alrededor del escultor Paco Prima con la intención de que todas las personas de Silla menores de 45 años, conozcan mejor el autor y su obra así como la importancia en la memoria colectiva del monumento al labrador en la sociedad de Silla.

El alcalde de Silla Vicente Zaragozá ha destacado que «hemos decidido que cuando subimos hacer la inauguración del monumento, se haga también un homentage a Paco Prima y sus obras. Paco se ha ido en unos momentos difíciles, donde más llevar entes golpejava la pandemia, pero estoy seguro que allá donde esté estará muy contento de ver como la mítica escultura vuelve a ser protagonista en el pueblo» El monumento al labrador fue construido allá por el mes de agosto de 1975 y se invirtió en su instalación la cantidad de 1.800.000 pesetas de la época.

Durante 20 años, el monumento presidió la entrada de la explanada del Parque, hasta que fue retirado para hacer las obras de urbanización de la plaza del Mercado Viejo y el entaulellat del paseo de las palmeras. Acabadas las obras el monumento nunca fue devuelto a su lugar y se quedó en un almacén municipal, durante 25 años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook