El comercio de Aldaia está conmocionado por el fallecimiento del presidente de la Asociación de comercio de Aldaia, Miguel Quiles, de 56 años, que fue incapaz de superar una enfermedad que apenas le diagnosticaron un mes antes. Deja mujer y dos hijas. Miguel fue despedido ayer en una ceremonia laica a la que solo podrán asistir los más allegados siguiendo el protocolo sanitario establecido por el coronavirus.

La triste noticia la daba Acoda en su página de Facebook: "Ahora te toca descansar y ver desde ahí arriba que tu trabajo servirá para mucho. En Acoda tenemos un motivo más para seguir trabajando duro por el comercio de Aldaia, tal y como tú hiciste. Te vas físicamente, pero cada día estarás entre nosotros. Gracias por tanto Miguel. Te queremos".

Su mano derecha en la asociacion Lola Daudén, tiene un recuerdo muy especial de su compañero. "Miguel era una persona muy querida en Aldaia, fue un hombre íntegro, sencillo, humano, servicial, humilde, podría decir un sinfín de calificativos. Nos trataba a todos por igual, siempre pendiente de todo y de todos. Muy volcado con el pequeño comercio, se dejaba la piel en todos los eventos de la asociación. Y apoyándonos cuando lo necesitábamos.

Mil gracias por tanto. Hasta siempre amigo", recordaba Daudén.

"Ha sido una noticia muy triste. Era una persona muy querida que ha hecho mucho por el comercio de Aldaia", comenta Beatriz Pinazo, que tambie´n formaba parte de la directiva de la asociación.

Miguel Quiles fue el impulsor de la Feria de la Tapa y el Comercio creada en 2016 y que ya se había consolidado en 2019. Luchó por dar a conocer el comercio y la hostelería local y siempre buscaba nuevas fórmulas como la Pasarela de la Moda, para potenciar el comercio textil y de calzado de su localidad natal, por la que se desvivía y que hoy lamenta su muerte, pues era un vecino muy querido.

Luján: "Es un mazazo y una gran pérdida para nuestro pueblo"

El alcalde de Aldaia, Guillermo Luján también expresaba el dolor por la pérdida de Miguel Quiles: "Es un mazazo y una gran pérdida para nuestro pueblo. Miguel estuvo trabajando hasta el último día para mejorar el comercio local de Aldaia, para buscar nuevas vías y oportunidades, y proyectos dinamizadores de nuestro tejido comercial. Ha sido un excelente representante de ACODA. Durante muchos años hemos vivido infinidad de momentos juntos: la inmensa mayoría han sido de alegría, y algunos de mucha tristeza, como la vida misma, aunque Miguel siempre afrontaba cualquier contratiempo con buen humor y con simpatía. Personalmente ha sido un placer poder compartir tantos momentos e iniciativas con él. Quiero trasladar también mis condolencias y un fuerte abrazo a la familia de Miguel y a todas las personas que forman parte del comercio asociado de Aldaia"