30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin casa

Una mujer con dos hijos menores pierde su hogar al no poder pagar el alquiler

La PAH pide al consistorio una solución de urgencia para la familia y al EHVA una vivienda

Protesta de la PAH, ayer, ante el ayuntamiento.

Protesta de la PAH, ayer, ante el ayuntamiento. v. ruiz sancho

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Burjassot se concentró ayer a las puertas del ayuntamiento para mostrar su apoyo a una familia -una madre y sus dos hijos menores, de 6 y 4 años- que ese mismo día fue desalojada de la casa donde había residido durante cuatro años por no poder hacer frente al pago del alquiler. Asimismo la PAH instó al consistorio de l'Horta Nord a ofrecer una solución de urgencia.

«Como madre me siento mal; solo quiero piso y trabajo; haré todo lo posible por mis hijos», dijo esperanzada Stana Oniga. La mujer, de origen rumano, lleva 18 años en España, 10 como vecina de Burjassot. Huelga decir que sus 'papeles' están en regla, posee el certificado de Registro de Ciudadano de la Unión Europea y sus hijos -niño y niña- son españoles y están debidamente escolarizados. Aunque actualmente se encuentra en el paro, Stana sabe lo que es trabajar para mantener una familia.

Con todo no podría calificarse de fácil su vida en el país de adopción. En 2015 las circunstancias la llevaron a denunciar a quien fue su cónyuge por un presunto delito de malos tratos en el ámbito familiar y solicitó, como presunta «víctima de violencia machista y en respuesta a su situación de especial vulnerabilidad», una orden de protección. El Juzgado -en Paterna- falló a favor de Stana.

La sentencia -en la que hubo acuerdo por las dos partes- supuso, entre otras medidas, la asignación de la guarda y custodia del menor -todavía no había nacido su hija- a la madre, «correspondiendo el ejercicio de patria potestad conjuntamente al padre y a la madre». En cuanto al uso de la vivienda familiar y los objetos de ordinario que en ella se encontraran, se asignaron «al menor y al progenitor que ostente custodia», en este caso la madre, y en cuanto a la pensión de alimentos para el menor, el padre -al que se le permitió disfrutar del régimen de visitas- se vio obligado a «abonar la cantidad de 150 euros al mes».

La sentencia -pensión, uso de la vivienda y otras disposiciones- se cumplió durante el tiempo que determinó el Juez y el exmarido de Stana, por otra parte, ya no vive en España desde hace tiempo. Stana es la única cabeza de familia y lucha por sus hijos y su hogar.

A pesar del desalojo de ayer, la mujer -que no ceja en su empeño de «encontrar trabajo»- y sus dos hijos, un niño y una niña, «no dormirán en la calle». Así lo confirmaron desde el ayuntamiento a Levante-EMV. Según fuentes municipales, los Servicios Sociales del consistorio «ya tienen preparada la solución habitacional temporal para la familia hasta que la Entitat Valenciana d'Habitatge i Sòl (EHVA) de la Generalitat, responsable de las políticas de vivienda de protección pública, encuentre la solución habitacional definitiva».

De momento, Stana y sus hijos «residirán en un hotel de la localidad» a cuenta del consistorio, una de las soluciones que, dentro de sus competencias, viene aplicando en los casos de emergencia la administración local.

Por otra parte, desde el ayuntamiento señalaron que el área municipal de Servicios Sociales «viene atendiendo, desde enero de 2019, a esta familia con ayudas de Vivienda, de Emergencia, de Manutención y otras necesidades». Tanto desde el consistorio como desde la PAH desean que Stana y sus hijos rehagan lo antes posible su vida cotidiana. ¿Qué hará la EHVA?

Compartir el artículo

stats