Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las fiestas dividen a la ciudadanía

Poblaciones como Picassent o Meliana han decidido mantener un programa festivo limitado con medidas de seguridad pese al aumento progresivo de casos en la comarca - Vecinos consideran la no suspensión una osadía mientras otros lo celebran

Esta imagen no se repetirá en Picassent ya que mantiene las misas en la Ermita pero con medidas de seguridad.

Esta imagen no se repetirá en Picassent ya que mantiene las misas en la Ermita pero con medidas de seguridad. a. p.

Algunos municipios de l'Horta han decidido no seguir la tónica generalizada de suspender por completo sus fiestas patronales y populares y han preferido adaptar sus programas a la nueva normalidad motivada por el coronavirus. Así han sacado de esta programación los actos multitudinarios como procesiones, 'mascletades' o 'cordaes' y han mantenido algunos eventos como conciertos al aire libre o misas, pero siempre estableciendo un protocolo de seguridad marcado por el distanciamiento social, el uso de mascarillas y el control de aforo a través de la venta de entradas .

Una decisión que ha dividido a la ciudadanía.Mientras que una parte considera «una osadía» no suspender las fiestas, sobre todo ante lo que parece ser una llegada de la segunda ola de la pandemia, otra considera acertado el mantenimiento de los actos e incluso se quejan de la falta de eventos dentro de la programación.

Picassent informaba, a través de la página de Facebook del ayuntamiento, la programación de las Fiestas Patronales de la Vallivana y el Crist que van desde el 29 de agosto al 9 de septiembre. En la programación se mantiene actos religiosos como la novena y las cinco misas a la Mare de Dèu de la Vallivana y al Crist de la Fe, que se realizarán todas ellas en la remodelada plaza de la Ermita. También ahí se realizará un homenaje a los «héroes» del confinamiento, dos conciertos de las sociedades musicales locales así como dos películas cinematográficas en el parking de la piscina.

«Me parece vergonzoso que con la situación que estamos pasando se celebre cualquier fiesta ya sea religiosa o no. Luego aun habrá más rebrotes y en septiembre será la culpa de los niños que van al cole y no de las fiestas», señalaba una vecina. «Creo que tal vez habría que criticar menos y aportar ideas que puedan reforzar las fiestas en el estado de pandemia que estamos. No sectaricemos también las fiestas. Estoy de acuerdo con la programación, con sus pros y sus contras», contestaba otro ciudadano. Aunque muchos ponían en jaque la presencia de los mayores en las misas, al ser un colectivo vulnerable.

Esa misma división entre la opinión ciudadana se ha mostrado en Meliana. El ayuntamiento publicaba también en las redes sociales la programación del 4 al 14 de septiembre de las fiestas patronales así como la necesidad de sacar tiquets para asistir a actos tales como conciertos, espectáculos, 'mascletades' y otros que se realizan todos en espacios públicos, excepto las misas que son en la parroquia. « Como trabajadora en el ámbito sanitario me siento indignada, molesta, con un sentimiento de impotencia que me sobrepasa. No entiendo a este equipo de gobierno que prima una celebración de fiestas frente a la salud y bienestar de nuestros ciudadanos», señalaba una vecina. El ayuntamiento ha decidido suspender de la programación los juegos infantiles, según su versión por la Covid-19 y por falta de inscripciones. Por su parte, el Partido Popular asegura que ha sido por la presión ciudadana y por la solicitud que su grupo realizó por registro de entrada en el ayuntamiento.

Por otra parte, Compromís por Albuixech también ha pedido responsabilidad a la Iglesia por haber mantenido las misas en honor a los patrones pese a haberse suspendido las fiestas.

Compartir el artículo

stats