02 de septiembre de 2020
02.09.2020
Levante-emv
Urbanismo

Meliana restringe el paso de coches en el centro urbano

El consistorio culmina la reordenación de diferentes calles, espacios e itinerarios, de forma que la plaza Mayor será un lugar de referencia peatonal

01.09.2020 | 19:55
La plaza Mayor de Meliana.

El Ayuntamiento de Meliana ha aprovechado el mes de agosto para realizar los cambios y las tareas de señalización que restringen el tráfico y el aparcamiento por el centro urbano y convierten el entorno a la plaza Mayor en un espacio de preferencia para peatones y el uso ciudadano.

Así, a partir de ahora solo podrá acceder a este espacio el vecindario para llegar a los domicilios y los vados del ámbito de la plaza, el transporte hasta las zonas de carga y descarga, los vehículos de movilidad reducida y los vehículos municipales.

En palabras del alcalde y concejal de Urbanismo, Josep Riera: «cómo está pasando a la mayoría de municipios del entorno y de cualquier lugar, los centros urbanos y los núcleos históricos se están restringiendo al tráfico y están convirtiéndose espacios de uso ciudadano».

En el caso de Meliana, esta actuación está recogida en todos los documentos técnicos urbanísticos y estratégicos, como la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), el proyecto de los Caminos escolares seguros o la estrategia europea ViuHo (Edusi). Así, explica el máximo responsable, lo que se ha hecho ahora es limitar la única entrada que quedaba en la plaza y cambiar el sentido de la calle Lucas Ferrer Badía para que que los vehículos tengan otra salida desde la calle Almez, aunque la finalidad es que los coches se desvíen antes, por la calle Jaume Roig y transiten por la calle València hacia la zona de aparcamiento de la plaza de la Libertad, a tres minutos del Ayuntamiento. «Con esta actuación se resuelve la salida del centro hacia el sur y hacia el oeste», indica.

El ayuntamiento ya ha acometido varias actuaciones los últimos años para llegar a hacer este paso definitivo. Entre otros, se acabó la urbanización del cruce de las calles Solo y Garrigosa, y se ha abierto la calle València hasta el paso a nivel de forma que, junto con la calle Doctor Ferrer, permiten la movilidad entre las dos partes del casco urbano separadas por las vías del metro. De este modo, se evitará el tráfico, hasta ahora obligado, de todos los vehículos que cruzaban el paso a nivel que tenían que pasar por el centro y salir por la calle del Forn Vell, o dar la vuelta en la plaza Mayor.

Además, en su día se habilitó el parking de la plaza de la Libertad. También se han hecho otras dos actuaciones complementarias, como el cambio de sentido en la conexión de la plaza de la Cultura con la calleLluís Vives, que facilita la salida de los coches del centro hacia el norte; y la mejora de la calle Juli Benlloch que mejora la salida hacia el oeste.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook