Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Almàssera descubre en El Escorial al compositor Fray Joseph de Almázera

El ayuntamiento no tenía noticia alguna de este monje jerónimo y ahora valora integrarlo de algún modo en su historia local

Varias estrofas de la composición realizada por el novicio de Almàssera en 1789

Varias estrofas de la composición realizada por el novicio de Almàssera en 1789 l-emv

Fray Joseph de Almázera, fraile jerónimo, fue un importante músico compositor de la segunda mitad del siglo XVIII, natural de Almàssera, del que no se tenía en el pueblo ninguna noticia o recuerdo alguno de su existencia, de manera que no está en el catálogo de hijos ilustres, ni en la nómina de su callejero urbano, como sí consta el pintor Antonio Cortina, maestro de Sorolla.

Corresponderá ahora al Ayuntamiento integrarlo en la historia local enmarcado en su tiempo, de acuerdo con el ius honorandi que les corresponde a las Corporaciones Locales respecto de sus hijos ilustres bien predilectos o adoptivos, materia ésta en la que no suelen desempeñarse mucho, a pesar de lo gratis y fratificante que es su ejercico.

Tuve noticia de él leyendo a José Ruiz de Lihory, barón de Alcahalí, quien situaba su obra musical en los archivos del Monasterio del Escorial en los tiempos en que el recinto estaba ocupado por los monjes jerónimos. Cerca de Almàssera está el Monasterio de san Miguel y de los Reyes, que por aquella misma época estaba habitado también por monjes jerónimos. Puede que fuera ésta la motivación de que ingresara en dicha orden nuestro personaje.

Pregunté al Monasterio y José Luís del Valle Merino, director de la Real Biblioteca del Monasterio del Escorial, muy amablemente me informó que «por las Memorias sepulcrales sabemos que sus restos se encuentran en la tumba 41ª, 15 del claustro de enterramientos del monasterio del Escorial. No hay más datos biográficos. Natural de Almácera, provincia de Valencia. Se llamaba José LLadró y era hijo de Vicente Lladró y de Micaela Aragó. Fue bautizado el año 1769, tomó el hábito el 17 de agosto de 1788 y hizo su primera profesión de votos el 23 de agosto de 1789 ante el P. Prior Fr. Carlos de Arganda». Falleció en 1818.

También muy amable y eficazmente me facilitó copias digitalizadas de algunas partituras musicales compuestas por fray Joseph de Almácera, al decirle que la finalidad era de investigación, pero, sobre todo, de que en su pueblo natal pudieran tenerlas, conservarlas y, cómo no, interpretarlas.

En el curso de la investigación me encontré con un interesante trabajo de investigación realizado por Gustavo Sánchez, de la Universidad Autónoma de Madrid, que, precisamente, estudiaba entre otras las partituras cuyas copias me habían facilitado.

Dicho trabajo cita letanías lauretanas compuestas a finales del XVIII, dos de las cuales se deben «a un novicio del Escorial, fray José de Almácera», escribe Sánchez, quien dice: «La única fuente que nos informa de su actividad musical -aparte como es obvio, de estas dos obras que indican su habilidad compositiva- es el acto capitular en el que fue recibido en el monasterio, el día 13 de agosto de 1788. Según el informe del maestro de capilla, fray José 'tenía la voz de contralto y era organista más que mediano'».

En los Libros de los Actos Capitulares..., t. II, p. 638, se lee: "En el r[ea]l monast[eri]o de S[a]n Lorenzo a treze de agosto de mil setecientos ochenta y ocho n[uestro] r[everendo] p[adr]e m[aestro] prior fr. Carlos de Arganda tuvo capítulo de ord[e]n sacro a son de campana tañida como es vso y costumbre y junta la comunidad propuso s[u] r[everendísi]ma havía vn pretend[ien]te a n[uest]ro s[anto] hábito que dixo llamarse Joseph Lladró de hedad de diez y nueve años natural de Almázera arzobispado de Valencia hijo de Vicente Lladró y de Michaela Aragó nat[ura]l el p[adr]e de Almázera y la madre de Benisano labradores y que el d[ic]ho pretend[ien]te tenía voz de contralto y [era] organista mas que mediano bien impuesto en la gramática de todo lo qual dieron los buenos informes los p[adre]s diputados, p[adr]e m[aest]ro de capilla y de la vista el p[adr]e m[aest]ro de novicios y haviendo votado la com[unida]d y regulados los votos dixo s[u] r[everendísi]ma que le havía recibido y s[u] r[everendísi]ma también».

Las Letanías son 42 BME, 5-9. «Letanía de N[uest]ra Señora à 6. Compuesta por fr. Joseph de Almázera, y la dedica à N[uest]ra Señora del Noviciado. Año de 1789».43 BME, 5-10. «Letanía de N[uest]ra Señora â cinco de bajo. Compuesta por fr. Josef de Almácera, y la dedica â N[uest]ra Señora de el Noviciado, de donde nadie la sacará sin licencia del p[adre] m[aestro] de novicios. Año de 179».

Formación musical a los 20 años

«La primera de las letanías fue compuesta en 1789 para 6 voces, dispuestasen dos coros (primer coro: 2 tiples; segundo coro: tiple, alto, tenor y bajo)con sendas partes de acompañamiento42. En esta composición se aprecia lasólida formación musical del novicio fray José, quien ya contaba en esa fecha con 20 años de edad», dice Sánchez, quien desarrolla una línea de investigación bajo el epígrafe «-La música en el monasterio del Escorial y en la Orden de San Jerónimo, con especial relieve en las actividades musicales de los niños».

Gustavo Sánchez, natural de Alicante, cursó estudios de Flauta Travesera y Composición en el Conservatorio Superior de Murcia, tras los cuales estudió Dirección de Orquesta en el Conservatorio de Viena, graduándose 'cum laude' en 1996. Desde 1997 ha dirigido diversas orquestas nacionales e internacionales y es además director y fundador de la Camerata Antonio Soler, con la que ha grabado recientemente su tercer disco con obras inéditas de Gaetano Brunetti. Es director de la Coral Amicus Meus de Ávila y desde 2002 está al frente de la Escolanía del Escorial, con la que ha llevado a cabo numerosas actuaciones dentro y fuera de España, tanto en concierto como para radio y televisión, y ha grabado un total de siete discos. Gustavo Sánchez desarrolla una intensa actividad en el campo de la investigación musical, habiendo publicado numerosos artículos y libros. Su tesis, sobre la actividad musical de los niños en el monasterio del Escorial, fue merecedora del Premio Extraordinario de Doctorado. Desde 2008 ejerce como profesor asociado en el Departamento de Música de la Universidad Autónoma de Madrid, donde participa en diversos proyectos de investigación.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats