Suscríbete Ahora

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Los ayuntamientos de l'Horta reciben con cautela las nuevas medidas económicas

La mayoría de municipios aplauden la supresión de la regla de gasto y la llegada de ayudas pero piden que se prorroguen a 2021 - La anulación de la cesión de los remanentes de tesorería al Estado genera discrepancias entre los partidos

Los ayuntamientos de l'Horta reciben con cautela las nuevas medidas económicas

Los ayuntamientos de l'Horta reciben con cautela las nuevas medidas económicas

L a última propuesta del Gobierno para dar liquidez a los ayuntamientos que abriría la puerta a la movilización de alrededor de 330 millones en el ámbito local de la Comunitat Valenciana y que eliminaba la cesión al Estado de los remanentes municipales, incluye también la suspensión temporalmente durante 2021 de la aplicación de la regla de gasto. Unas medidas que han sido bien acogida por los consistorios de l´Horta pero que consideran insuficiente, ya que para muchos el deseo es que se pueda prorrogar al menos a 2021 o lo que aun sería mejor para otros, eliminarla por completo, un primer paso para derogar la Ley Montoro, o al menos adaptarla a los nuevos tiempos.

El portavoz socialista en Torrent, Andrés Campos, apoya que se suprima la regla de gasto «porque es una imposición totalmente injusta». Para el edil, las medidas «permitirán trabajar sin incertidumbre en los próximos meses y probablemente tendrían que alargarse más ejercicios».

En Alaquàs, el alcalde Toni Saura (PSPV), también apoya las medidas que van a «aliviar» la gestión de los consistorios y especialmente destaca que «se vayan a mantener las transferencias del Estado a los ayuntamientos» pero el alcalde considera que «al menos una parte de estas mejoras tiene que mantenerse en el tiempo».

El alcalde de Alboraia, Miguel Chavarria (PSPV) afirma que la supresión de la regla de gasta no les afecta este año «por los gastos de la sentencia del metro en 2019, que nos dejo sin remanente a gastar». En la misma sintonía se muestra el edil de Hacienda de Picassent, Paco Quiles, que con deuda cero y un importante superávit en 2018 y 2019, «vamos a poder usar ese remanente de tesorería en atender las necesidades inmediatas que concurren con la pandemia».

La concejala de Hacienda de Paterna, Eva Pérez, agradece al gobierno central «que vaya a eliminar la regla del gasto, impuesta por el PP, y que permitirá a los ayuntamientos emplear su remanente y su superávit». Más crítico se muestra el edil de Hacienda de Silla, Iván Cuenca, quien cree que la suspensión de la regla de gasto en el último trimestre del año «afecta muy poco y no puedes cambiar mucho la forma de operar» y confía en que «se prorrogue para elaborar los presupuestos de 2021, señal. En ese sentido, el alcalde de Alfafar, Juan Ramón Adsuara (PP) confía en que esta prorroga aparezca en la Ley de Acompañamiento de los presupuestos del Estado».

En Paiporta, la alcaldesa Isabel Martín (Compromís) cree que el nuevo decreto anunciado por el ministerio es «totalmente insuficiente» y por ello pide claramente que se derogue la Ley Montoro. «Hemos hecho una buena inversión en los últimos años y queremos disponer de nuestros ahorros para atender la emergencia social, luchar contra el cambio climático e impulsar la economía local». También de Compromís, la alcaldesa de Godella, Eva Sanchis prefiere esperar a la letra pequeña del decreto «para ver cómo nos afecta» -con un plan financiero vigente por la deuda en expropiaciones- y saber «si vamos a poder disponer de todo el remanente o solo una parte y en qué utilizarlo, si en IFS o en combatir los efectos del coronavirus». En este sentido, Sanchis espera que el decreto se prolongue hasta 2022 porque «la situación que vivimos no se va a resolver en unos meses». Paz Carceller, alcaldesa de Puçol (PP), reconoce que lo avanzado por la ministra de Hacienda «es un paso, pero ahora tenemos que ver hasta dónde nos permiten llegar con todo lo que se nos viene encima».

La supresión en el decreto de la cesión de los remanentes municipales al Estado, que celebran Compromís y PP genera discrepancias incluso entre los concejales socialistas de los diferentes municipios. Andrés Campos (Torrent) aplaude las modificaciones porque «se recupera la parte más importante del decreto inicial» pero se permitirá a los consistorios hacer uso de los remanentes para inversiones, «que afectaba a obras parados a cargo del superávit de 2018, que ahora podrán ejecutarse». Los concejales de Hacienda, también socialistas, de Picassent (Paco Quiles) y Silla (Iván Cuenca) opinan diferente ya que aseguran que «al menos antes el gobierno me devolvería un 35% del remanente para gastarlo en lo que quisiera, ahora irá a los bancos».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats