Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Movilización

Agricultores y regantes protestan por la reforma de la carretera de la huerta

Rechazan los bolardos que se han colocado porque dificultan el paso de la maquinaria y el sentido único por lo que el consistorio anuncia cambios

Agricultores y regantes   protestan por la reforma de la carretera de la huerta

Agricultores y regantes protestan por la reforma de la carretera de la huerta

La reforma del llamado «Camí Fondo» o acceso principal a la huerta de Aldaia por parte del ayuntamiento ha provocado la protesta generalizada de agricultores y regantes de la zona. El consistorio ha desarrollado una actuación por la que se ha dismunuido el ancho de la calzada, con una serie de bolardos, para ampliar un tramo de acera, lo que ha supuesto suprimir también el doble sentido de la circulación. La actuación estaba motivada por el colapso que se produce cada mañana a la hora de entrada al colegio concertado situado en esa vía, el Mariano Serra, «y el peligro real de atropello», según fuentes municipales. El resultado ha sido que el conjunto de agricultores ha alzado la voz en contra porque las nuevas dimensiones «dificultan el paso de camiones y maquinaria pesada, por los bolardos» e impiden, en muchos casos, el giro para entrar en los campos. Además, la supresión de un sentido está provocando que, después de actuar en una parcela, tengan que dar un rodeo y salir a una carretera más importante para volver a entrar, cuando el tramo de un campo a otro es de unos mestros, tal y como explica el dirigente del Tribunal de Comuner (organización de los regantes), Carles Andrés Raga.

«Se ha realizado una actuación que creemos que no era necesaria porque el peligro en la zona escolar se podía evitar cerrando al tráfico la vía en las horas de entrada y salida, y se ha creado un perjuicio a los agricultores porque esta vía es el acceso principal a la huerta», indica. Labradores y regantes insisten además en que un día llegaron y se encontraron la obra sin que nadie les informara antes a través del Consell Agrari o sus representantes. Por su parte, fuentes municipales indican que, en una reunión de esta semana, se plantearon por el consistorio dos soluciones al problema que se ha generado. «Por una parte, se van a quitar determinados bolardos para que la maquinaria pueda realizar el giro al entrar en cada parcela», indican. Asimismo, solo para propietarios de parcelas, se permitirá el doble sentido aunque estaré regulado quien tiene la prioridad en cada caso, a través de señalización vertical», aseguran.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats