Enclavado entre el mar y la montaña, la localidad de Picassent cuenta con una ubicación geográfica privilegiada que se descubre cuando sopla el viento del este y también al observar un extenso término municipal donde las serranías verdes rodean los diversos campos de cultivo, en su mayoría de cítricos. Y junto a este entorno casi mágico, el casco urbano ha ido evolucionando y desarrollándose a lo largo del tiempo. Una evolución marcada especialmente en los últimos años por seguir una dirección: hacer del municipio un lugar más humano, más acogedor, saludable y respetuoso con el medio ambiente.

En septiembre del año 2017, Picassent publicó su Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), en el cual se desarrollan las líneas de actuación básicas para conseguir el escenario ambiental de acuerdo con los principios de movilidad sostenible. Entre ellas, se encuentran contribuir a una mayor calidad de vida de sus habitantes; reducir el impacto ambiental del transporte; alcanzar un mayor balance energético; promover un planeamiento urbano sostenible; y, por último, fomentar los desplazamientos no motorizados. Acciones que en el contexto de crisis sanitaria debido al coronavirus en el que nos encontramos, cobran mayor relevancia.

"Con la llegada de la pandemia de la covid-19 y sus consecuencias, a nuestra Administración Local se le plantean diversos retos. Uno de ellos es el de continuar implementando las medidas incluidas en el PMUS que se han ido llevando a cabo hasta ahora, mejorarlas en caso de que sea posible y, además, poner en marcha otras nuevas para ampliar el horizonte de posibilidades de llegar a ese modelo ideal de Smart City donde la convivencia entre la movilidad, el fomento de la salud y el respeto del medio ambiente alcancen cierto equilibrio", afirma la alcaldesa, Conxa García.

Ciclocalles: la convivencia respetuosa entre el motor y el pedal

Picassent cuenta con una red de ciclocalles y de aparcabicis en las cuales conviven día a día la circulación de vehículos motorizados con las bicicletas, dando prioridad a estas últimas, ya que pueden circular por el medio de la calle donde la velocidad está limitada a 30 km/h. De esta manera, se consigue reducir tanto el número como la gravedad de los accidentes de tráfico, se garantiza la accesibilidad de las personas con movilidad reducida y se consigue una mejor calidad del aire al reducir las emisiones y la contaminación acústica.

Espacio público para dar prioridad a los peatones

A fin de favorecer la movilidad de los peatones, el núcleo urbano del municipio ha ganado espacios de calidad peatonal en numerosas zonas de la población, sobre todo en aquellas más nuevas donde la urbanización de las calles ha incluido aceras más anchas y espacios verdes, pero también en el casco antiguo, donde el Ayuntamiento de Picassent ha procedido a la reurbanización del mismo 'semipeatonalizando' toda la zona. En otros casos, se han ampliado las aceras y se ha prohibido el aparcamiento de coches a ambos lados.

Ruta saludable Picassent

Además, Picassent cuenta con una red de itinerarios marcados que favorece la circulación de los peatones de manera libre y segura y la conexión entre el casco urbano y las urbanizaciones de los alrededores, como es el itinerario que une la parte oeste del municipio con la urbanización "Tancat de l'Alter" o la adecuación del antiguo camino que va desde Picassent al Barrio de la Font de l'Omet.

Reducción de la presencia de coches

Conseguir que el peatón acceda de manera más segura a los lugares más concurridos, como puede ser la estación de metro, la parada del autobús, el mercado o el centro de salud, es otro de los objetivos dentro del PMUS. Por este motivo, en Picassent existe la prohibición de no aparcar junto a los edificios citados, además de en toda la plaza del Mercado y en la plaza del Ayuntamiento. Por otro lado, se han llevado a cabo obras de mejora en las aceras del Polígono Industrial de Picassent para hacerlas más accesibles a aquellas personas que se desplazan al trabajo andando.

Velocidad mínima en la circulación por el casco urbano

Circular a una marcha más lenta contamina menos el medio ambiente y hace que, en caso de accidente de tráfico, la gravedad de las consecuencias se reduzca de manera notable. Así, en las entradas de Picassent se pueden observar carteles que anuncian que dentro del casco urbano está prohibido circular a más de 30 km/h. Además, a iniciativa del Consejo de la Infancia, se decidió también poner el límite de 20 km/h en las calles ubicadas junto a zonas infantiles como parques, colegios y el núcleo antiguo de la población. Y con el fin de recordar a los vehículos la necesidad de respetar los límites de velocidad, en las principales avenidas del municipio se han instalado sensores disuasorios que avisan de la velocidad real a la que se circula.

Red de rutas biosaludables

La red de rutas biosaludables que comprenden el proyecto "Bategant Picassent" tienen como objetivo fomentar el ocio saludable, la práctica del deporte, la movilidad sostenible por el término municipal y, al mismo tiempo, poner el valor la riqueza natural de Picassent. En concreto, consta de tres rutas circulares por caminos rurales, además de un sendero de pequeño recorrido homologado por la Federación de Deportes de Montaña de la Comunitat Valenciana, el cual une parajes naturales como la Cueva del Águila, el barranco de la Font de l'Omet y el Clot de les Tortugues.

Peatonalización temporal de las calles

Siguiendo una propuesta ciudadana nacida del Hackathon Picassent 2020Hackathon, con la entrada de las diversas fases de desescalada, para facilitar los paseos y evitar aglomeraciones se cerraron al tráfico tres zonas determinadas del municipio, distribuidas estratégicamente para que los peatones contaran con más espacio y tuvieran más fácil cumplir con el distanciamiento social. Asimismo, otra de las medidas adoptadas fue la señalización direccional viaria. Con el fin de evitar que los peatones se crucen en la misma acera, se llevó a cabo la señalización de circulación por la derecha. Unas huellas indicativas pintadas en las superficies de las aceras y unos carteles ubicados en los cruces advierten sobre esta recomendación.