Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Los ayuntamientos tienen que entender que los casales han de reabrirse"

La delegación de Juntas Locales de la JLF media con los consistorios de l’Horta para recuperar la actividad - Alertan de la "fragilidad" del sector

Reunión en Silla de las Juntas Locales Falleras con la JCF. | JLF SILLA

Reunión en Silla de las Juntas Locales Falleras con la JCF. | JLF SILLA

El proceso de reactivación de la actividad que las Juntas Locales Falleras están promoviendo en los municipios de l’Horta, con las medidas de seguridad sanitaria que ha marcado la conselleria, va paralelo al despliegue de actividad diplomática con los consistorios que tanto estos colectivos como la propia Junta Central Fallera están desarrollando. El objetivo es convencer a alcaldes y alcaldesas que «los casales tienen que reabrirse y es posible hacerlo con seguridad» y que es necesario mantener una mínima programación hasta Fallas para mantener al máximo los censos.

«Vemos más fragilidad en los pueblos que en la ciudad de València ahora mismo porque nos encontramos con muchos ayuntamientos que están poniendo pegas a las fallas», coinciden el delegado de Juntas Locales en la JCF, Manuel Jorge, y su segundo de abordo, Ferran Martínez, que hasta hace pocos meses ocupaba este mismo cargo.

«Los ayuntamientos y los políticos tienen la fresponsabilidad de intentar que ningún sector se quede por el camino, incluidas las Fallas, que somos Patrimonio de la Humanidad, declarado por la Unesco», defiende Martínez.

Este dirigente recuerda también que existe un decreto de la Conselleria de Sanitat, pactado con la secretaria autonómica Isaura Navarro, en el que se establecen unas directrices y «qué cosas se pueden hacer y que no», y este documento «está por encima de las decisiones municipales». Por ello, Martínez insta a replantearse su postura a consistorios como el de Massanassa, donde las comisiones no han reabierto por decisión municipal, y a Torrent, donde «no se autorizan activitades en la calle». «Es una incongruencia que las autoridades sanitarias están instando a hacer actos en la calle y en determinados pueblos se esté obligando a que se hagan en interior», recalca.

Por su parte, Manuel Jorge reconoce que, a pesar del decreto autonómico, hay municipios donde «los consistorios amenazan con enviar a la Policía si se abre un casal», y de ahí la cantidad de reuniones con JLF, alcaldías y concejalías que está realizando.

«Estamos animando a las Juntas Locales a que se sumen, de alguna forma, con algún acto, a la celebración del reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad, que realizaremos en el mes de noviembre», explica Manuel Jorne además de insistir en que Pueden hacerse actividades aplicando todas las garantías sanitarias».

Eva Sanz: «Las Fallas tienen que quemarse en marzo»

El debate fallero también ha llegado a la Mancomunitat de l’Horta Sud, a través del dirigente de la Junta Comarcal, Pascual Herreno, que se reunió con la presidenta, Eva Sanz. «Coincidimos en que las Fallas 2021 tienen que celebrarse de alguna manera y tenemos que quemar los monumentos, y hemos iniciado una línea de trabajo futura con ideas como la creación de un premio comarcal al ‘llibret’ y un servicio de asesoramiento. También nos planteamos introducir a las fallas en la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible», indica Sanz. Por su parte, el director de la Fundació Horta Sud, Julio Huerta, recuerda que las fallas son el sector asociativo más potente porque «son espacios de convivencia, llenan las calles de alegría y fomentan la economía». «Las Fallas serán muy necesarias cuando tengamos que iniciar la reconstrucción social tras la pandemia y, para eso, tienen que estar ahí, lo que significa que ahora tienen que reemprender su actividad con medidas de seguridad».  l. sena torrent

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats