Los servicios funerarios han vivido momentos de gran intensidad en los últimos meses. Grupo Albia, como último eslabón de la cadena sociosanitaria, ha puesto a disposición de las familias sus más de 250 centros repartidos en todo el territorio nacional.

Para Albia, un servicio funerario va mucho más allá de la organización y preparación de una despedida. Las familias confían en la compañía porque ofrece un servicio integral y personalizado que abarca desde los aspectos más técnicos hasta una excelente atención emocional. «La despedida es psicológicamente necesaria y supone asumir una nueva perspectiva frente al hecho de la pérdida, implica dejar marchar a una persona fallecida y afrontar un nuevo escenario sin ella, aún por definirse. La despedida implica también la conciencia de tener que aceptar un sufrimiento y la necesidad de transitar por él», explica Marian Carvajal, responsable de Atención Emocional de Albia.

En esta línea y con el fin de ayudar a las familias a superar el duelo, Albia ha publicado dos nuevos capítulos de su guía «Enséñame a despedirme», en los cuales se abordan temas tan importantes en estos momentos, como saber afrontar la despedida de un ser querido cuando no es posible la velación, y el duelo en personas mayores, a través de las cuales busca asesorar y acompañar a las familias. Estas guías se pueden descargar en el área de «Ayuda a duelo» de la página web de Albia.

«Nuestra prioridad es garantizar la salud de los trabajadores y las familias, asegurar el servicio funerario y la continuidad de todas las operaciones para ser útiles a la sociedad. Ahora, más que nunca, nuestro compromiso es seguir prestando un servicio esencial y acompañar a las familias, a pesar de la complejidad del contexto», ha destacado Juan Rodríguez, CEO de Grupo Albia.

Altos estándares de calidad

La compañía ha puesto a disposición de la sociedad todos los recursos para garantizar la continuidad de un servicio fundamental ante la emergencia sanitaria, tomando medidas especiales como el refuerzo de la plantilla, el aumento de la flota de vehículos fúnebres o el traslado de trabajadores voluntarios a las zonas más afectadas por la pandemia, y facilitando el acompañamiento y la atención emocional a las familias mediante un dispositivo de apoyo psicológico telefónico y presencial en los tanatorios. Todo ello asimilando las nuevas medidas propuestas por las autoridades sanitarias. Esto ha sido posible, recuerda Juan Rodríguez, «gracias al desempeño de nuestros trabajadores, verdaderos héroes y heroínas, que se han volcado con las familias en un momento tan difícil para ellos y cumpliendo con estrictos protocolos de seguridad para proteger su salud».

Grupo Albia realiza esta labor bajo los más altos estándares de calidad, garantizando el respeto y la dignidad de las familias y teniendo presente, también, actores igualmente importantes como el medio ambiente y la sociedad en su conjunto, que se ha materializado con una doble certificación: la norma ISO 9001:2015, que reconoce la alta calidad en los procesos, y la UNE SS.FF. 15017:2006, específica para el sector funerario, que garantiza la excelencia e integridad de sus servicios.